Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan este martes a una acusada de tirar a sus 2 hijos por la ventana y maltratar a otro de ellos en Recas (Toledo)

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo juzgará este martes 10 de mayo a M.T.R.S, la madre acusada de arrojar a sus dos hijos por la ventana en la localidad toledana de Recas, con el propósito de quitarles la vida y maltratar a otra de sus hijas, para quien la Fiscalía pide un total de 14 años de cárcel.
Así se refleja en el escrito de calificación del Ministerio Fiscal, recogido por Europa Press, donde indica que el fiscal solicita doce años por dos delitos de asesinato en grado de tentativa y una pena de dos años por un delito de maltrato habitual.
Tal y como señala la Fiscalía, los hechos ocurrieron sobre las 20.15 horas del 20 de abril de 2015, cuando la acusada se encontraba con sus hijos --D.M.R y S.C.R-- de 16 meses y diez años, respectivamente, en el domicilio familiar.
A consecuencia del consumo de cannabis, comenzó a tener "ideas delirantes" que ya se habían manifestado en días anteriores provocando una conducta "alterada y desconfiada", que, en el día de los hechos dio lugar a que escuchara voces que le decían que "tirara a los niños por la ventana".
Según describe la Fiscalía, "con el torso desnudo y mientras leía el Corán" y decía "el moro me ha dicho que la tire por la ventana", con el propósito de quitarles la vida, tiró por la ventana a su hijo de 16 meses y posteriormente cogió por el cuello a su hija de diez años y la arrojó también, saliendo después la propia acusada al quicio de la ventana, quedándose colgada hasta que en un momento dado se cayó al suelo.
A consecuencia de estos hechos, el niño de 16 meses sufrió heridas consistentes en traumatismo craneoencefálico y traumatismo en miembro inferior derecho que precisaron para su curación una única asistencia facultativa de observación hospitalaria, analgésicos y antiinfalamatorios, que tardaron en sanar "siete días". Por su parte, la niña de diez años sufrió politraumatismo y lesiones que tardaron en curar 25 días, siete de ellos hospitalarios.
Tal y como señala el Ministerio Público, la acusada, en el momento de los hechos, presentaba un episodio psicótico agudo "posiblemente derivado del consumo de tóxicos", que en ese momento "tenía gravemente alterada su capacidad cognoscitiva y volitiva, que limitaban su capacidad para comprender el alcance de los hechos".
DELITO DE MALTRATO HABITUAL
Asimismo, la Fiscalía señala que, dos meses antes de los hechos, la acusada visitó a una psicóloga de Mensajeros de la Paz, de la que era voluntaria, puesto que estaba teniendo "un comportamiento nervioso, histérico y desconfiando que estaba repercutiendo en la relación con sus hijos".
Del mismo modo, antes de los hechos, la acusada, con ánimo de causar menoscabo físico a otra de sus hijas, Y.T.R.R, y sin que conste que sufriera trastorno psiquiátrico de ningún tipo, le golpeaba de manera habitual con paraguas, cinturones, el palo de una escoba y le agarraba del pelo, sin que la menor acudiera nunca al médico por estos hechos y teniendo cicatrices en su cuerpo, a causa de estas agresiones.
Desde el 23 de abril de 2015, la acusada se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza. Concurren la circunstancia agravante de parentesco y la eximente incompleta de intoxicación plena por el consumo de drogas tóxicas.
El Ministerio Fiscal solicita, además de la pena, la inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad de sus hijos, en el primer delito de asesinato, y la misma inhabilitación en el tiempo de tres años, en el caso de delito de maltrato habitual.
La acusada deberá indemnizar a su hijo de 16 meses en la cantidad de 10.550 euros por las lesiones y daños morales sufridos; a su hija de diez años en la cantidad de 11.720 por las mismas causas y a su hija Y.T.R.R en la cantidad de 10.000 euros por los daños morales sufridos.