Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kirchner dice que es un "absurdo" el rechazo al ingreso de Venezuela en el Mercosur

"Los beneficios de nuestra relación con Venezuela son muy positivos. Cuba regresa a la OEA y algunos plantean sacar a Venezuela del Mercosur. Es una actitud retrógrada", sostuvo Kirchner. EFE/Archivotelecinco.es
El ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) consideró hoy "absurdo" el rechazo de cámaras empresarias de su país y sectores de la oposición a que Venezuela ingrese al Mercosur.
"Los beneficios de nuestra relación con Venezuela son muy positivos. Cuba regresa a la OEA y algunos plantean sacar a Venezuela del Mercosur. Es una actitud retrógrada. Es absurdo", sostuvo Kirchner, el principal candidato del oficialismo peronista en las elecciones legislativas del 28 de junio próximo.
Diferentes cámaras empresarias locales llevaron la semana pasada al Parlamento argentino su negativa al ingreso de Venezuela al bloque integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay y manifestaron su oposición a las políticas de nacionalización que impulsa el presidente de ese país, Hugo Chávez.
La Unión Industrial Argentina (UIA), la mayor patronal del país, y otras asociaciones empresariales presentaron su posición en una reunión de la Comisión del Mercosur de la Cámara de Diputados convocada por la conservadora Propuesta Republicana (Pro).
El Pro y otras fuerzas de oposición propusieron suspender la ley argentina que apoya el ingreso de Venezuela al bloque suramericano en vista de que Chávez anunció, el pasado 21 de mayo, su decisión de nacionalizar tres empresas participadas por el grupo argentino Techint, al que ya le había nacionalizado la siderúrgica Sidor.
La UIA ha mantenido contactos con patronales de Brasil, Paraguay y Uruguay con el fin de debatir conjuntamente este asunto en el foro empresarial del Mercosur, con sede en Montevideo, pero de momento no se ha fijado una fecha para esa reunión.
La embestida contra Venezuela es rechazada por empresas del sector de maquinaria agrícola y de otros bienes de equipo que han logrado aumentar sus exportaciones a ese país al calor de acuerdos de integración bilateral.
Kirchner remarcó a la radio bonaerense América que la polémica por la política de Chávez "no se resuelve por el camino de la exclusión, sino por el camino de la racionalidad".
La semana pasada, el esposo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, criticó a la acería local Siderar, del grupo Techint, y aseguró que "no se le pagó a los trabajadores" de la compañía "los 27 millones de dólares que les debe", pese a que "retiró 6 millones de dólares de las ganancias".
Siderar, la mayor siderúrgica de Argentina, desmintió que haya distribuido ganancias "dada la difícil situación del mercado argentino" y las "significativas pérdidas de 116 millones de dólares en el último trimestre de 2008 y de 95 millones de dólares en el primer trimestre de 2009".
En una entrevista publicada este fin de semana, el ex ministro argentino de Economía Roberto Lavagna se sumó a las críticas a Venezuela al asegurar que el ingreso de ese país en el Mercosur debe "quedar en suspenso" hasta que Caracas "cumpla las condiciones del tratado" regional.
El Parlamento argentino convalidó el ingreso de Venezuela en el bloque suramericano en diciembre de 2006 y luego lo hizo el Legislativo uruguayo, pero en los congresos de Paraguay y Brasil el visto bueno sigue pendiente de debate, un trámite necesario para que la incorporación de ese país al Mercosur se concrete.