Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegan a Madrid otros dos presos cubanos liberados por el régimen castrista

Algunos de los disidentes cubanos llegados a España (i-d) Omar Rodríguez, Julio César Gálvez, Ricardo González, José Luis García Paneque y Lester González, antes de la rueda de prensa que ofrecieron hoy en Madrid. EFEtelecinco.es
Luis Milán y Mijail Bárzaga han llegado hoy a Madrid, con lo que ya son once los presos acogidos en España después de ser liberados por el régimen castrista.
Desde el aeropuerto de Barajas, Bárzaga y Milán se han trasladado al hostal habilitado por la Cruz Roja en el madrileño barrio de Vallecas donde se alojan los disidentes, que comenzaron a llegar a España el pasado martes.
En declaraciones a los periodistas en la entrada del hostal, Milán ha afirmado que deja en Cuba "un infierno" donde no se respetan los derechos humanos y ha añadido que no se puede "sentir alegre" a pesar de haber sido puesto en libertad y estar en España junto a sus familiares.
El preso excarcelado se ha mostrado "escéptico" con el proceso de liberación, ya que, a su juicio, se trata de "un truco, un zarpazo de lobo viejo" por parte del régimen castrista que "lo quiere es ganar un poco de tiempo para retomar fuerza".
Bárzaga se ha declarado "optimista" con la liberación, ya que "puede ser un paso para la democracia".
"Estoy triste porque dejé hermanos atrás, pero pronto se reunirán con nosotros. El Gobierno de Raúl (Castro) ha dado un cambio en estos momentos, nos ha excarcelado a nosotros y tengo fe en que los hermanos que quedaron sigan viniendo o sean puestos en libertad", ha agregado el disidente.
Bárzaga y Milán fueron condenados a penas de 15 y 13 años de prisión, respectivamente, en la ola represiva que en 2003 llevó a la cárcel a 75 opositores, activistas de derechos humanos y periodistas independientes.
El Gobierno cubano se ha comprometido a poner en libertad a 52 presos de forma gradual en un plazo de cuatro meses.
De todos ellos, veinte han expresado su deseo de viajar a España con sus familias -incluidos los que ya han llegado- y al menos diez han comunicado que no quieren abandonar Cuba, según fuentes de la disidencia en la isla.