Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lokarri desaparece en marzo como movimiento social una vez logrado el objetivo de "un proceso de paz irreversible"

Preparará la creación de una entidad, con formato de fundación, en la que "depositará todo su legado"
Lokarri pondrá fin el próximo mes de marzo a su trayectoria como movimiento social al considerar que se ha cumplido el objetivo que pretendía de lograr "un proceso de paz irreversible". Hasta que desaparezca, "impulsará nuevos avances" hacia la pacificación y preparará la creación de una entidad, con formato de fundación, en la que "depositará todo su legado" de ideas y propuestas.
En una rueda de prensa celebrada en Bilbao, el coordinador de Lokarri, Paul Ríos, acompañado de otros miembros de la Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, ha afirmado que la decisión de desaparecer se adoptó, de forma definitiva, el 27 de septiembre por su Asamblea "prácticamente por unanimidad".
El representante del colectivo ha recordado que han pasado casi 22 años desde que Elkarri, la predecesora de Lokarri, iniciara "su trayectoria por la paz, el diálogo y la convivencia", y ahora han llegado a la conclusión de que "esta etapa ha finalizado". La Red ciudadana por el acuerdo y la consulta nació en 2006 con la voluntad de reforzar, a través de la participación ciudadana, "el nuevo tiempo de oportunidades surgido tras la tregua de ETA".
Ríos ha recordado que, tras el fracaso de este proceso de paz, el movimiento social "hizo todo lo posible para crear las condiciones" para poner en marcha uno nuevo y, con este fin, en 2009 fijó dos condiciones para ponerlo en marcha de manera que "fuera irreversible y que ayudara a construir una convivencia basada en la no violencia, la inclusión, el respeto a los derechos humanos, el pluralismo y el consenso", que fueron el final de la violencia de ETA y la legalización de Sortu.
Tras destacar que estos dos objetivos "se cumplieron y por tanto, el proceso de paz es irreversible", ha afirmado, "con orgullo, que Lokarri ayudó de manera decisiva a que se hicieran realidad".
CONFERENCIA DE AIETE
"Tuvimos el privilegio de organizar la Conferencia de Aiete y el acto de presentación de los estatutos de Sortu. Ambas fueron una gran oportunidad, fruto de muchos años de trabajo de todas las personas que han colaborado en las actividades de Lokarri, tanto con su esfuerzo personal como económico", ha indicado.
En esta línea, ha señalado que, a comienzos de 2013, la Red celebró una asamblea para debatir sobre su futuro y ha asegurado que, desde el primer momento, habían tenido "claro" que no pretendían "permanecer para siempre". Por ello, se sometió a debate qué debía hacer Lokarri una vez logrados "los grandes objetivos" que se había marcado para un proceso de paz irreversible.
Paul Ríos ha apuntado que, mientras "una parte de los colaboradores de Lokarri quería marcar nuevos objetivos e iniciativas", otra "consideraba que la misión y los objetivos de Lokarri se habían cumplido con el final de la violencia de ETA y la legalización de todas las opciones políticas" y que, por tanto, debía concluir su actividad.
En este contexto, ha manifestado que el movimiento social por la paz y la convivencia "siempre ha defendido el diálogo y el consenso", por lo que declinó someter la decisión sobre el futuro "a una simple votación", y resolvió que seguiría trabajando dos años más en "un periodo fértil sin elecciones, en un nuevo esfuerzo por la convivencia y, al finalizar 2014, daría por concluida su trayectoria".
"Ahora, una vez concluido el plazo de dos años, la Asamblea de Lokarri ha decidido, prácticamente por unanimidad, que en marzo de 2015 daremos por finalizada nuestra trayectoria", ha anunciado el coordinador del movimiento social.
En esta línea, ha indicado que han adoptado esta decisión "con tranquilidad y satisfacción" porque durante estos 22 años todas las personas que han colaborado, primero en Elkarri y luego en Lokarri, han hecho "una importante aportación a la paz y a la convivencia".
"También porque tenemos la convicción de que el proceso de paz es irreversible y de que la ciudadanía vasca, con el ejemplo que ha dado en su intenso trabajo por la paz, será capaz de asentar una convivencia basada en el respeto y el entendimiento", ha añadido.
TRES GRANDES OBJETIVOS
Hasta marzo, mes en el que finalizará su actividad, se ha marcado tres "grandes objetivos", el de hacer "un último esfuerzo para impulsar nuevos avances en el proceso de paz"; trabajar por buscar cauces para cumplir sus "compromisos" con las entidades internacionales y locales con las que han colaborado en los últimos años; y preparar la creación de una entidad --con formato de fundación-- en la que "depositará todo el legado de ideas y propuestas desarrolladas durante estos años de trabajo".
Paul Ríos ha subrayado que "dar por concluida la trayectoria de Lokarri solo es el final de una etapa". "Hemos mantenido un intenso compromiso con la paz y la convivencia y lo seguiremos manteniendo aunque a partir de marzo lo haremos desde espacios diferentes. Afortunadamente, hay muchos espacios en los que participar ", ha manifestado.
En este contexto, ha precisado que lo que les "llena de esperanza es el hecho de que hoy tomamos esta decisión cuando las condiciones para asentar el proceso de paz son las mejores de nuestra historia reciente". "Además, podemos decir con orgullo que hemos hecho una importante contribución para promover la convivencia. Hemos creído en la paz, hemos trabajado por la convivencia, hemos servido para unir. En resumen, hemos ayudado a reforzar lo que nos unía", ha señalado.
Ríos ha considerado que la Red ciudadana "ha cumplido una función, sobre todo, tratar de movilizar a la ciudadanía en favor de unos principios y de un proceso de paz irreversible". "En ese sentido, hemos cumplido una etapa. Ahora bien, consideramos que la participación ciudadana sigue siendo fundamental para que el proceso de paz pueda consolidarse definitivamente", ha afirmado.
A su juicio, "afortunadamente, hay otros espacios donde poder participar y contribuir en el proceso de paz", como el Foro Social, impulsado por Lokarri y Bake Bidea.
El representante del movimiento ciudadanos ha considerado que el proceso de paz "tiene las mejores condiciones y que está encaminado en la dirección correcta". "Los retos que hay de cara al futuro también son importantes y hay que hacer un esfuerzo por tratar de conseguirlos. Realmente, el proceso de paz tendría muy mala salud si dependiese de que Lokarri continuase o no. Y creemos que no es así", ha manifestado.
GIC
Paul Ríos ha recordado que Lokarri ha prestado apoyo al Grupo Internacional de Contacto (GIC), auspiciado por el abogado sudafricano Brian Currin, y ha afirmado que, en este sentido, pretenden "buscar una fórmula para poder seguir prestando ese apoyo".
También ha apuntado que han colaborado con otras entidades internacionales y su objetivo es "encontrar un cauce para que tengan un apoyo de la ciudadanía vasca en lo que necesiten", sin que, en este sentido, se vean perjudicados por la desaparición del movimiento social. "Hablaremos con ellos para ver cómo se puede canalizar", ha concluido.