Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López Negrete apunta al "afán de abusar del fisco" por parte de la Infanta y su marido

La letrada que ejerce la acusación popular en el caso Nóos en representación del sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, ha apuntado al "afán de abusar del fisco" por parte de la Infanta Cristina y de su marido, Iñaki Urdangarin, a través de la empresa que ambos pusieron en marcha en 2003, Aizoon, con el objetivo de canalizar los ingresos que éste percibió de mercantiles privadas y constituir la "caja común del matrimonio".
Una entidad en la que, ha abundado la abogada durante la exposición de su informe final en el juicio de esta causa, la exduquesa suponía "un freno" y un "escudo fiscal" ante la posibilidad de que fuese inspeccionada.
La abogada ha hecho referencia asimismo a la contratación de numerosos trabajadores falsos a través de Aizoon, una actuación dirigida a simular la actividad de Aizoon así como "mantener las apariencias frente al fisco" y de lo cual era consciente la mujer del exduque, tal y como ha recalcado.
López Negrete también ha aludido a los numerosos correos aportados a la causa en los que se acredita que la Infanta y Urdangarin "tenían una comunicación muy fluida entre ellos, lo cual no deja de ser algo normal en un matrimonio. Es cierto que muchos eran referidos al Instituto Nóos, y no eran ajenos el uno al otro de sus negocios".
Respecto a los gastos personales en los que ambos incurrieron a través de Aizoon, la letrada ha subrayado que uno de los datos que demuestran que Aizoon "era la caja común" del matrimonio es el haber cargado en la misma los gastos personales de ambos. "Multud de facturas constan en la causa al respecto. El matrimonio vivía de la pantalla de Aizoon. Comuniones, celebraciones, viajes a Africa y Brasil, adquisiciones en la pinacoteca, compras de botas en Nueva York... y de esto era consciente la Infanta", ha remachado.
Es más, ha aseverado que la hermana del Rey Felipe VI "tenía su propia tarjeta de crédito" a nombre de Aizoon, realizando con ella "actos de disposición en abuso de su sociedad". "Es la manera habitual cuando lo que se pretende obtener los mayores beneficios fiscales", ha subrayado.