Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La alcaldesa de Lugo defiende que Besteiro está "legitimado" para ser secretario general del PSdeG

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, ha defendido este jueves que José Ramón Gómez Besteiro está "legitimado" para ser el secretario general de los socialistas gallegos, ya que fue elegido en un "proceso de primarias".
Tras anunciar iniciativas para el impulso del Camiño Primitivo a su paso por Lugo, la regidora ha asegurado que Besteiro es "responsable" y, en consecuencia, ha considerado que tomará las decisiones "más oportunas" en beneficio del partido tras conocerse su relación también con la Operación Pulpo.
No obstante, Méndez ha defendido su papel al frente del PSdeG. "Está legitimado para ser secretario xeral porque lo elegimos todos los militantes, es la primera persona que ostenta el cargo escogido por primarias y ese es el mejor aval que puede tener un secretario general", ha insistido.
Lara Méndez ha explicado que el PSOE debe encaminarse ahora hacia la elección del próximo candidato a la Xunta de Galicia y ha respaldado que sea la ejecutiva actual quien "pilote" el proceso, y no una gestora, como sucedería en caso de producirse la dimisión de Besteiro.
En este sentido, la regidora lucense ha asegurado que "no es el momento de hablar de si debe continuar Besteiro o entrar en otras diputas" y ha querido dejar claro que el expresidente de la Diputación de Lugo "no ha dimitido de nada", sino que ha anunciado su renuncia a presentar una candidatura, "cuando además todavía no se han abierto los plazos".
INFARTOS
En otro orden de cosas, la alcaldesa de Lugo ha lamentado que el registro de infartados hecho público por la Xunta ha servido para "constatar" que los lucenses son "ciudadanos de segunda", ya que son los que más tardan en ser atendidos cuando sufren un infarto en el conjunto de Galicia.
El tiempo medio hasta la atención del infartado se sitúa en torno a las tres horas, cifras que Méndez ha comparado con las de Santiago, A Coruña y Vigo, alegando que representa "más del doble".