Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madina y dirigentes del PSC cuestionan la prohibición de la estelada: "Esa bandera no es un delito"

El 'número siete' del PSOE por Madrid a las elecciones generales del próximo 26 de junio, Eduardo Madina, ha cuestionado este jueves la decisión de Interior de prohibir las banderas independentistas catalanas (esteladas) en la final de la Copa del Rey que el Barça y el Sevilla disputarán el domingo en el Vicente Calderón. "Esa bandera no es un delito", sostiene.
Madina se hace eco en su cuenta de 'Twitter' de la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid de impedir la entrada de esteladas en ese evento deportivo, en cumplimiento de la Ley de Prevención de la Violencia en el Deporte, que establece que no se puede introducir en los estadios "elementos de contenido político que puedan generar debate, polémicas o tensiones".
Ante esta noticia, el que fuera candidato a la Secretaría General del PSOE en 2014 frente a Pedro Sánchez opina que "es mejor un país que garantice y proteja la libertad de expresión" y recalca, además, que la bandera que se pretende vetar "no es un delito".
INVOLUCIÓN MUY PELIGROSA
Las críticas al veto decretado por Interior también has surgido desde las filas del PSC. Francesc Vallés, que fue coordinador de los diputados y senadores del PSC en anteriores legislasturas, ha indicado que la bandera independentista "no es más que una actitud" y "una declaración de intenciones".
"Por eso, la prohibición de un símbolo siempre es peor que la expresión de esa declaración de intenciones --ha escrito en El Periódico--. Con su decisión de prohibir la exhibición de esteladas en un estadio de fútbol, el Gobierno de España está violentando y limitando el ejercicio de un derecho fundamental".
A su juicio, la prohibición supone, en términos democráticos, "una involución muy peligrosa". "Y más cuando proviene de un poder público como el gobierno del Estado, porque su decisión excluyente se convierte en el verdadero acto de provocación. Y eso sí "inquieta" a la gran mayoría de demócratas de este país", concluye.