Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maestre declara que la protesta fue espontánea y "pacífica" y su objetivo no era ofender

Cree que un "torso desnudo" no es algo que pueda ofender, aunque no tiene reparo en pedir disculpas si alguien se sintió ofendido
La portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, ha asegurado en el juicio contra ella por el 'asalto' a la capilla del campus de Somosaguas la Universidad Complutense de Madrid que se sumó a la protesta de forma espontánea, al igual que sucedió con su acto de quitarse la camiseta para quedarse en sujetador y ha reiterado que el espíritu de la protesta era pacífica y, en consecuencia, legítima.
"El objetivo no era ofender a nadie", ha aseverado Maestre durante la vista oral y en respuesta a las preguntas de la fiscal (que pide un año de cárcel para ella por presunto delito contra el sentimiento religioso) donde ha indicado que se trataba de una protesta pacífica, y en consecuencia legítima, para protestar por la presencia de una capilla en el campus, que tenía carencia de espacios para aulas.
"Vistas las consecuencias, nadie haría una cosa así porque nos estamos enfrentando a un proceso penal", ha dicho la edil de Ahora Madrid tras la pregunta de la representante del Ministerio Público sobre si repetiría ahora esa misma acción.
También ha afirmado que "un torso desnudo" no es algo que pueda ofender a una personas y ha subrayado que no recuerda frases leídas por el fiscal que presuntamente se dijeron en la sala, como 'arderéis como el 36' o 'contra el Vaticano, poder clitoriano'.
Maestre se ha acogido a su derecho de no responder a las preguntas de las acusaciones particulares (Alternativa Española y Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro), como ha señalado su letrado. La edil ha remarcado a preguntas de su abogado que su intención no era protestar contra la religión, que no tiene reparo en pedir disculpas si alguien se sintió ofendido y que no era consciente de que pudiera estar cometiendo un presunto delito porque era una protesta pacífica para reivindicar un aspecto como cuestionar la conveniencia de una capilla en una instalación con carencia de aulas.
En respuesta a las preguntas del Ministerio Público, ha detallado que se sumó de forma espontánea a la protesta y que no conocía que hubiera una convocatoria previa, relatando que fue cuando se sumó a un grupo, de unas 20 ó 30 personas según recuerda, cuando se puso un pañuelo morado.
No es consciente de que saliera el capellán (con quien no habló) a rogarles que no entraran y que éste fuera empujado, recalcando que ella siempre tuvo la impresión de que era una acción pacífica, y no recuerda, a preguntas de la Fiscalía, de que hubiera dos mujeres besándose. Luego ha relatado que algunos mensajes que se apreciaron en la acción los conoció posteriormente a través de fotografías en medios.
Sobre mensajes que pudieran considerarse ofensivo, entiende que ellas se profirieron contra personas o "jerarcas" que pudieran haber realizado algún comentario que pudiera entenderse como homófobo. Así, Maestre ha afirmado que no era una acción "contra la religión".
La portavoz del Gobierno municipal en el Ayuntamiento de Madrid ha subrayado en su comparecencia que durante su época estudiantil fue "activista", reconociendo que fue miembro de la asociación Contrapoder pero no es consciente de que convocara esta acción pues era un movimiento "asambleario", y participó en charlas y manifestaciones.
Ha añadido que estuvo en las posiciones entremedias de la manifestación (que duró unos cinco minutos) y que lo sucedido, según su opinión, ocurrió con ánimo pacífico. Reconoce que se quitó la camiseta y se quedó en el sujetador y que estaban en el espacio entre los bancos de la capilla y el altar (de cara a los bancos).