Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marcha contra el TAV y sin condena al asesinato de Uria

Medio millar de personas se han manifestado esta tarde en la localidad vizcaína secundado la convocatoria de AHT Gelditu en contra del Tren de Alta Velocidad. En el acto no hubo alusiones al asesinato de Inaxio Uria, copropietario de una de las empresas que trabajan en las obras de la 'Y vasca', por la banda terrorista ETA.
La organización de la movilización justifica este dato reconociendo que, pese a haber mantenido encuentros tras el atentado que costó la vida al empresario, por el momento no ha logrado consensuar ninguna postura al respecto y por lo tanto en la manifestación no se ha pronunciado al respecto.
Eso sí, ha dicho que espera poder emitir un comunicado la semana próxima. La marcha, desarrollada bajo el lema "Geldituko dugu, AHTrik ez (los pararemos, no al TAV)", consistió en un acto de protesta contra el tren, que sirvió para convocar una nueva manifestación, el 17 de enero en Urbina (Álava), y animar a mantener las acciones de oposición al TAV.
Más seguridad para proteger las obras
En otro orden de cosas, la Asociación Española de Escoltas (ASES) considera que, tras el asesinato de Uria, hace falta un "plan integral de seguridad" para proteger la construcción de la red ferroviaria conocida como la 'Y vasca'. Vicente de la Cruz, presidente de la organización, ha explicado que, aunque lo decisivo es redoblar la lucha contra ETA, la protección de esta infraestructura "técnicamente es perfectamente posible".
Destacó que haría falta "un plan de seguridad integral que implique la protección de los medios, la maquinaria, los lugares y de las personas". Ha añadido que no hace falta un escolta para cada persona, ya que podría haber "escoltas aleatorias". De la Cruz ha asegurado que hay que incrementar la protección "sin ninguna duda" tras el asesinato de Ignacio Uria, cuya empresa Altuna y Uria, es una de las concesionarias de la "Y vasca".

Este representante de los escoltas considera que la situación es grave, puesto que cuando ETA y su entorno han intentado boicotear una determinada infraestructura, "lo han conseguido". El presidente de ASES se refería así a lo sucedido en su momento con la central nuclear de Lemóniz y con la autovía de Leizarán.

Al mismo tiempo, De la Cruz estima que también es decisivo que desde el Gobierno se dé "un impulso claro" a la persecución de ETA en todos los frentes.

KOD