Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marchan frente a la Embajada en San Salvador contra el arresto de exmilitares por el caso Ellacuría

Cientos de personas han marchado este jueves hacia la Embajada de España en San Salvador para protestar contra la detención de los militares involucrados en el asesinato del jesuita español Ignacio Ellacuría, otros cinco sacerdotes y dos personas más que vivían con ellos, que se produjo el 16 de noviembre de 1989 en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.
Los manifestantes, en su mayoría familiares y compañeros de los arrestados, han marchado con banderas salvadoreñas denunciando la "injerencia judicial" española en uno de los episodios más polémicos de la historia salvadoreña.
"Queremos entregar una carta dirigida al juez (de la Audiencia Nacional) Eloy (Velasco) y al Reino de España para que hagan valer nuestra soberanía, que respeten nuestro pueblo, nuestras instituciones, nuestra Constitución", ha dicho Juan Orlando Zepeda, hijo del homónimo ex viceministro de Defensa, uno de los acusados.
El 5 de febrero, en cumplimiento de la alerta roja emitida por Interpol, las autoridades salvadoreñas detuvieron a Guillermo Alfredo Benavides Moreno, Antonio Ramiro Avalos Vargas, Ángel Pérez Vasquez y Tomás Zarpate Castillo.
De acuerdo con la Policía Nacional salvadoreña, otros 12 militares están prófugos y uno más está detenido en Estados Unidos a la espera de ser extraditado a España.
Los uniformados están acusados de integrar un comando militar de ultraderecha que en 1989 atacó el campus de la Universidad Centroamericana (UCA), acribillando a los religiosos, cinco de ellos españoles, una empleada doméstica y su hija.
El largo conflicto interno (1980-1992) entre los guerrilleros del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y las Fuerzas Armadas dejó más de 75.000 muertos y 8.000 desaparecidos.