Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo avisa de que un Gobierno "frágil" no es bueno ante las "turbulencias" económicas que se avecinan

Comprende que los empresarios tengan miedo a un Ejecutivo con Podemos pero avisa de que presionar a Rajoy no funcionará
El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha advertido este martes de que ante las "turbulencias" económicas que se avecinan no sería bueno un Gobierno débil, frágil, o inspirado en postulados exactamente contrarios a los que rigen en el mundo", especialmente para una economía como la española, que aún está "convalenciente" y acaba de "salir de la UVI".
"Estos juegos malabares que hacemos en este momento en España probablemente no son los más adecuados para el tiempo en que vivimos", ha dicho en una entrevista en la Cadena Cope, recogida por Europa Press.
Ante la jornada negra que vivieron el lunes las Bolsas, el ministro ha hablado de las incertidumbres de la economía china, de las dudas sobre el sector bancario --con rescates en Italia y Portugal, donde Gobierno de izquierdas tuvo que acudir a los conservadores-- y de los problemas de países emergentes con la caída del precio del petróleo.
Pero además, ha avisado de que en unos meses podría producirse la salida de Reino Unido de la Unión Europea, lo cual sería una "enorme conmoción" para la UE y obligaría a dar un "salto federalizante" para no dar la impresión de "deconstrucción" del club europeo, caminar hacia los Estados Unidos de Europa y dar el paso de mutualizar la deuda.
Para Margallo, escenarios como ese hacen aconsejable un Gobierno fuerte y "homogéneo" y no "poner el timón en manos de una tripulación de inexpertos, que además se van a tirar los trastos a la cabeza", cuando vienen "aguas bravas".
En cuanto a la situación específica de España, ha recalcado que una de las debilidades es que la deuda pública se acerca al cien por cien del PIB y está en buena parte en manos de extranjeros, y por eso ha dicho que le "sorprenden" algunas de las medidas que ha propuesto el socialista Pedro Sánchez a sus posibles socios para formar gobierno. Además, ha subrayado que Bruselas ya ha dicho no a la negociación de una moratoria para cumplir el objetivo de déficit.
"Yo estoy preocupado, como supongo que están todos los españoles, por que un movimiento en falso nos haga perder todos los esfuerzos", ha argumentado, apuntando que hoy mismo se vuelve a hablar, por primera vez en mucho tiempo, de la subida de la prima de riesgo.
Así, ha dicho que comprende que los empresarios "tengan miedo a un Gobierno en el que esté Podemos" puesto que Pablo Iglesias, al que considera "inteligente", propugna un modelo económico similar al de Grecia y al de Venezuela, pero ha añadido que no sabe si están presionando a Mariano Rajoy que para que facilite con su abstención un Gobierno del PSOE en solitario.
En todo caso, ha avisado de que conociendo a Mariano Rajoy "no es buena estrategia intentar presionar", porque es un hombre independiente y quien le presione puede "conseguir exactamente lo contrario". En todo caso, ha recodado que Rajoy ya ha rechazado de plano la posibilidad de permitir un Gobierno socialista.
"RAJOY NO ES HOMBRE DE PRESIONAR A NADIE"
También ha puesto en duda que Rajoy intentase presionar al Rey para que no ofreciese la investidura ni a él mismo ni a Sánchez, porque "Mariano Rajoy no es hombre de presionar a nadie ni mucho menos al Rey" que, a su juicio, tomó la decisión "que consideró oportuna".
Margallo ha asegurado que él aconsejó a Rajoy no acudir a la investidura porque la Constitución no dice que deba ir al debate el líder de la fuerza más votada --en tal caso no harían falta las consultas con el Rey, ha dicho-- sino quién tenga apoyos para formar gobierno.
A su juicio, el problema es que se está planteando la investidura "en términos aritméticos" de quién puede recabar los apoyos para ser elegido, pero no en términos de lo que "conviene a España".
Y además de las turbulencias económicas, ha advertido de que el Gobierno catalán ha dejado claro que sigue con su hoja de ruta independentista: "De una crisis económica se sale, de la disolución de la nación no se sale", ha alertado.