Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo defiende un diálogo en Venezuela entre el Gobierno y la oposición para una convivencia pacífica

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha defendido este martes la necesidad de que en Venezuela se inicie un "diálogo" entre el Gobierno y la oposición que permita poner fin a la violencia y garantice la "convivencia pacífica entre los venezolanos más allá de sus diferencias políticas".
En la sesión de control al Ejecutivo en el Senado, el ministro ha evitado responder a la amenaza lanzada el viernes pasado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que anunció haber dado órdenes a su canciller de "revisar" la relación bilateral con España, sin citar medidas concretas.
Este anuncio es consecuencia del malestar que suscitó en el Gobierno venezolano que Mariano Rajoy recibiera la semana pasada en la sede del PP a la mujer del líder opositor Leopoldo López, encarcelado tras ser acusado de ser el autor intelectual de las protestas estudiantiles contra Maduro.
No es la primera vez que Maduro ordena revisar la relación con España. Ya lo hizo en julio de 2013 cuando se produjo el incidente con varios países europeos y el avión del presidente boliviano, Evo Morales, tras una supuesta información de la CIA de que en la aeronave viajaba el exanalista de la CIA Edward Snowden, autor de la filtración que desveló la existencia de un programa masivo de escuchas por parte de la Administración norteamericana.
El Gobierno español intenta en esta ocasión reconducir la situación con gestiones discretas, intentando bajar el nivel de tensión, lo que pasa por no responder a las acusaciones de Maduro.
PNV PIDE CONVOCAR AL EMBAJADOR
García-Margallo ha hablado de Venezuela en respuesta a una pregunta del senador del PNV Iñaki Anasagasti, que ha aplaudido que Rajoy recibiera a la mujer de Lilian Tintori, pero que le ha preguntado al ministro por qué no convoca al embajador venezolano en España para quejarse por las acusaciones de injerencia que ha lanzado el Gobierno de Maduro contra Rajoy, al que acusan de de anteponer la relación "partidista con la extrema derecha venezolana" al interés común de mantener relaciones cordiales con el Ejecutivo venezolano. "Por menos ha convocado al embajador en Lituania por una declaración que hizo sobre Cataluña", le ha espetado Anasagasti al ministro.
Pero el ministro se ha limitado a señalar que el Gobierno español ha seguido desde el primer momento, y lo seguirá haciendo, la situación en Venezuela, "una nación que nos es muy cercana". Desde que se produjeron las primeras manifestaciones, ha añadido, el Gobierno se sumó a las declaraciones que hicieron organismos regionales como Unasur o la Celac a favor del "respeto de todos los Derechos Humanos".
Además, España -ha revelado el ministro-- "ha llevado a cabo gestiones muy discretas para poner fin a la violencia y que se fomente un diálogo en Venezuela que permita la convivencia pacífica entre los venezolanos más allá de sus diferencias políticas". El Ejecutivo ha apoyado también los esfuerzos de la misión de cancilleres de Unasur que ha intentado mediar en Venezuela, con el apoyo de los buenos oficios de la Santa Sede, unos esfuerzos "que por ahora están estancados", ha recordado.