Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo insta a aumentar la ayuda al desarrollo por decencia moral, pero también para influir más en el mundo

El Gobierno aprueba el primer informe anual sobre la Acción Exterior que prevé la ley
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, ha instado este viernes a aumentar la ayuda al desarrollo que España destina a los países pobres y de renta media por una cuestión de decencia moral, pero también para tener más influencia en política exterior.
"Créanme que hacer política exterior sin cooperación internacional, aparte de violentar las normas de la decencia internacional, es extraordinariamente difícil desde un punto de vista práctico", ha reconocido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha comparecido junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría,.
El jefe de la diplomacia ha explicado que éste es uno de los retos que tiene pendientes la política exterior española, tal y como refleja el Primer Informe anual que analiza la Acción Exterior de España durante 2015, el primer documento de este tipo que aprueba el Consejo de Ministros en cumplimiento de la Ley de la Acción y del Servicio Exterior del Estado, en vigor desde 2014.
En opinión del ministro, después de que las cifras de la ayuda al desarrollo española hayan sufrido un recorte acumulado de casi el 70 por ciento desde 2010, es posible "avanzar" hacia la meta de destinar el 0,7 por ciento de la Renta Nacional Bruta a la cooperación internacional, un "objetivo ambicioso, pero posible y necesario".
El informe anual aprobado por el Consejo de Ministros también apunta como un desafío pendiente el redespliegue de las Embajadas y Consulados en el mundo para orientarlos más hacia las economías emergentes y a Asia. Según el documento, aunque se han llevado a cabo algunas iniciativas --destacando diplomáticos en delegaciones de la UE y Embajadas iberoamericanas-- "las dificultades administrativas y presupuestarias para reforzar las plantillas de los puestos que lo necesitan y el coste que supone clausurar los que quizá ya tengan menor razón de ser han impedido llevar adelante un verdadero plan" en este sentido.
El documento también recomienda un mayor desarrollo del papel del Consejo Ejecutivo de Política Exterior, que preside la vicepresidenta del Gobierno, para la coordinación entre los diferentes departamentos en cuestiones que afectan al despliegue del Servicio Exterior del Estado.
REPATRIACIONES DE ESPAÑOLES
El texto, de más de 100 páginas, hace balance de lo hecho a lo largo del último año. Entre los datos que aporta y que no se habían hecho públicos hasta la fecha figura la revelación de que el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación pagó la repatriación de 22 españoles en situación de necesidad en 2015. Principalmente fueron mujeres víctimas de abusos por parte de familiares, sus hijos y enfermos que precisaban ser atendidos en España.
Otro de los datos que revela el informe es la acogida temporal por parte de España de un total de 11 defensores de los Derechos Humanos, a los que por motivos de seguridad no identifica. ** Europa ocupa varias de las páginas del documento, donde se alerta de la "grave crisis" que atraviesa la UE y que tiene que ver no tanto con la envergadura de los problemas a los que se enfrenta, como a su incapacidad para responder de manera adecuada a ellos, reza el informe.
"Ni la crisis económica griega, ni los flujos de refugiados y emigrantes, generados por el conflicto sirio y la difícil situación económica de muchos países del sur, deberían suponer un riesgo existencial para la UE, y sin embargo en el Consejo de la UE se ha planteado la salida de Grecia del euro, se plantea seriamente la salida del Reino Unido de la UE, y la gestión de la crisis de los refugiados es un ejemplo no de unión, sino más bien de divergencias de políticas en el marco de la Unión", abunda el documento.
Ante este panorama, el documento subraya que la voz de España "debe hacerse oír para indicar el camino correcto en un momento de desorientación en la construcción europea, camino que no es otro que el de la profundización" en el proyecto de la UE.