Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Robles, el nuevo fichaje de Sánchez para luchar contra la corrupción y el terrorismo

Margarita RoblesEFE

La magistrada del Tribunal Supremo Margarita Robles es el último fichaje de Pedro Sánchez para impulsar las siglas del PSOE de cara a dura batalla ideológica y electoral del 26-J. El líder socialista ha rescatado a la que fuera secretaria de Estado de Interior en el último Gobierno de Felipe González por su labor en la lucha contra el terrorismo y la corrupción, las dos banderas con las que pretende derrotar al PP y frenar el empuje de la coalición Podemos-IU.

En la actualidad, Robles pertenece a la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo en el Tribunal Supremo, plaza que posee desde 2004. Entre 2008 y 2013 fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del PSOE y es miembro de la asociación Jueces para la Democracia.

En 1993 fue nombrada subsecretaria de Justicia y entre 1994 y 1996, fue secretaria de Estado de Interior, cuando Juan Alberto Belloch se convirtió en 'superministro' de Justicia e Interior.

Para las elecciones del 26 de junio, la magistrada ocupará el puesto que ha dejado vacante en la lista de Madrid Meritxell Batet, cabeza de lista del PSC por Barcelona tras la renuncia de la exministra Carme Chacón. Sánchez debe rellenar aún el puesto número cuatro de la candidatura madrileña, después de las renuncias de la exdirigente de UPyD Irene Lozano y la dirigente Luz Rodríguez.

Nacida en León en 1957, es juez de carrera y ocupó sus primeras plazas en Balaguer (Lleida) y Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). Fue la primera mujer en presidir una Sala de lo Penal y una Audiencia Provincial --la de Barcelona, en 1991-- y la tercera en entrar en el Tribunal Supremo. Entre 1996 y 2004 fue magistrada de lo Contencioso Administrativo en la Audiencia Nacional.

En declaraciones a Onda Cero, Robles ha subrayado que se incorpora al proyecto "con mucha humildad, muchas ganas de trabajar y muchísima ilusión" y que su compromiso es "con un grupo parlamentario", sugiriendo así que se quedará en el Congreso aunque Sánchez no consiga gobernar.

Según ha dicho, entra en política en circunstancias muy distintas a las que se vivían cuando lo hizo hace 20 años, pero cree que en ambos casos son "momentos difíciles" en los que la gente lo está pasando mal y hay que "cambiar muchas cosas". "Para mí es una especie de reto, decir yo puedo aportar'", ha explicado en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press.

Robles ha defendido que el proyecto del PSOE es "serio y riguroso" y ha rechazado que esté en declive. "El PSOE no sólo no es declinante sino que tiene que ser ascendente", ha argumentado. A quien piense que tiene riesgo de declive, ha dicho, hay que explicarle que es "desde este proyecto histórico desde el que se puede transformar la sociedad".

Muy crítica con la corrupción

Según fuentes socialistas, Robles lleva meses hablando con Sánchez para asesorarle en temas de Justicia. En el PSOE destacan que se trata de una "mujer pionera en la carrera judicial" y su labor en la lucha contra el terrorismo "desde el respeto más escrupuloso a los valores democráticos y la lucha contra la corrupción".

Desde su puesto de secretaria de Estado de Interior en los últimos años de González, Robles impulsó la investigación del secuestro y asesinato de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala por parte de los GAL y la búsqueda del huido director general de la Guardia Civil, Luis Roldán.

Contra la ley mordaza y los desahucios

El PSOE ha subrayado además que Robles es "una de las voces más claras" a favor de modernizar la justicia y de despolitizar el CGPJ, defendido que los 12 vocales --de un total de 20-- que deben ser jueces sean elegidos por la carrera y no por el Parlamento.

También ha criticado la Ley de Seguridad Ciudadana o "ley mordaza", como parte de la "restricción de derechos", se ha mostrado a favor de reducir los indultos para dejarlos básicamente para "circunstancias de humanidad" y de reducir también los aforamientos y que no sean "para proteger a un parlamentario en su vida privada".

Fuentes socialistas también han remarcado su preocupación por la corrupción, reclamando más jueces, peritos y policías, su llamamiento a combatir los paraísos fiscales y su preocupación por los desahucios, un problema que ha calificado de "muy grave" y que no puede ser ignorado por los poderes públicos. También rechazó la planeada Ley del Aborto que finalmente no consiguió sacar adelante el exministro Alberto Ruiz-Gallardón.