Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marruecos aboga en la ONU por solucionar la "disputa artificial" sobre el Sáhara con "compromiso" y "realismo"

El ministro de Exteriores marroquí lamenta la "lógica nostálgica" de "las otras partes"
El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Saad Dine el Otmani, ha defendido en la Asamblea General de la ONU la voluntad de su Gobierno para lograr una solución "definitiva" y "negociada" a la "disputa artificial" en torno al Sáhara Occidental, pero ha advertido de que para lograr avances hará falta "compromiso" y "realismo" de todas las partes.
El Otmani ha sido uno de los oradores de la jornada de este lunes en la Asamblea General de Naciones Unidas y, en su discurso, ha abogado por intensificar la colaboración regional en aras de la estabilidad democrática, el progreso humanitario y la lucha contra el terrorismo.
El jefe de la diplomacia marroquí ha hecho extensible este deseo negociador al Sáhara Occidental, una cuestión en la que el Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario, que controla la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), siguen sin lograr avances.
Ambas partes mantienen posturas inamovibles en materia de soberanía y, así, mientras Rabat únicamente contempla dotar de una autonomía más amplia a la antigua colonia española, el Polisario propone la plena independencia.
El Otmani ha defendido este lunes que el Ejecutivo marroquí sigue con "seriedad" y "credibilidad" los dictados de Naciones Unidas y trabaja para "encontrar una solución política definitiva y negociada". En este sentido, ha insistido en seguir avanzando hacia una "iniciativa valiente de autonomía", sin entrar en nuevas propuestas.
El ministro de Exteriores del reino alauí ha lamentado "la intransigencia de las otras partes", que aplican una "lógica nostálgica" sin tener en cuenta la actual coyuntura internacional. Para El Otmani, la situación del Sáhara Occidental ha terminado por convertirse en una "disputa artificial" que amenza la "estabilidad" de la zona y crea "un terreno propicio para el terrorismo, el contrabando y el crimen organizado".
El Otmani ha instado a "todas las partes" --sin señalar a nadie-- a trabajar en aras de una "solución política consensuada". El ministro ha llamado a actuar con "un espíritu de compromiso y realismo para lograr una solución política deseada por el Consejo de Seguridad (de la ONU) y apoyada por la comunidad internacional".