Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martinelli augura "muy buenas" relaciones con Venezuela pese a las diferencias

"Lo que ellos piensen y lo que nosotros pensemos, eso no significa nada, porque hay que trabajar en conjunto" por Latinoamérica, dijo el presidente electo de Panamá, Ricardo Martinelli. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente electo de Panamá, Ricardo Martinelli, afirmó que está dispuesto a trabajar con el Gobierno de Venezuela y pronosticó que las relaciones con Caracas serán "muy buenas" durante su gobierno, a pesar de las diferencias ideológicas.
Las relaciones "serán muy buenas porque uno tiene que tener buenas relaciones. Venezuela es un aliado nuestro, un cliente natural de zona libre, somos compradores de petróleo, (es) un hermano latinoamericano", dijo Martinelli en una entrevista difundida hoy por el Canal 4 de la televisión panameña.
"Lo que ellos piensen y lo que nosotros pensemos, eso no significa nada, porque hay que trabajar en conjunto" por Latinoamérica, dijo el empresario, que el próximo 1 de julio asumirá la presidencia del país para un periodo que concluirá en 2014.
"Y son electos democráticamente. ¡Bueno!, eso dicen", añadió el próximo jefe de Estado panameño, que asegura que no es de derechas ni de izquierdas.
El presidente electo señaló que no ha tenido "oportunidad" de comunicarse con el presidente venezolano, Hugo Chávez, ni con el gobernante boliviano, Evo Morales, aunque celebró la asistencia de nueve jefes de Estado a su asunción presidencial.
"Respeto los gobiernos de todos los países de Latinoamérica, eso es un problema del pueblo y sus gobernantes", aseguró Martinelli, que, no obstante, cargó contra los "gobiernos populistas que lo único que se pasan es engañando al pueblo".
En ese sentido, dijo que el éxito de su Ejecutivo sería para Latinoamérica un "mensaje" y serviría para "cambiar" la región.
En la entrevista, señaló que su intención es que Panamá "sea como un Dubai, como un Hong Kong de Latinoamérica", y aseguró que va a hacer un "cambio profundo" en un país que, dijo, "anda en piloto automático".
Anunció medidas anticíclicas en el apartado económico para recuperar el pulso del crecimiento y su intención de aplicar políticas para abaratar los productos de la canasta básica y la electricidad.
Martinelli, un empresario de éxito en Panamá, ganó las elecciones de principios de mayo y puso fin al Gobierno del Partido Revolucionario Democrático (PRD), del presidente Martín Torrijos, de tendencia socialdemócrata y perteneciente a la Internacional Socialista.