Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mayoral (Podemos) dice que se deben abrir "nuevas maneras de legislar" que den voz a la sociedad civil

El secretario de Relación con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, ha señalado la importancia de "abrir nuevas maneras de legislar" para "dar voz a las organizaciones civiles" en forma de enmiendas a la ley que serán tramitadas por el grupo parlamentario.
Así, ha detallado, se cumpliría una petición que "no parte de Podemos sino desde el clamor de las organizaciones de la sociedad civil que desde el estallido de la crisis en 2008 vienen reclamando el cumplimiento del artículo 25 de los Derechos Humanos".
Para ello, Mayoral ha aseverado que se debe "reorientar la visión de la pobreza, que supone una violación del artículo 25 de los Derechos Humanos". Con este 'Plan 25 de Emergencia Social' la formación quiere acabar con situaciones como que "700.000 hogares no tengan ningún ingreso".
La secretaria de Rescate Civil de Podemos, Tania González, ha detallado que se trata de un plan "para los primeros 100 días de gobierno" con el fin de "atender las situaciones de emergencia social en un contexto en el que más de 13 millones de españoles están en riesgo de pobreza".
González ha enumerado varias de las cuestiones que englobaría el plan, como combatir los desahucios y la pobreza energética, asegurar una sanidad universal, la renta garantizada, la garantía de acceso a servicios sociales de proximidad o el derecho al agua.
La responsable estatal de políticas contra la violencia machista de Podemos, Paula Baeza, ha explicado la medida de garantía habitacional para las mujeres víctimas de violencia que sería "una respuesta inmediata y una reducción de los plazos a 30 días desde la solicitud de la alternativa habitacional".
La opción de poder disponer de una vivienda lejos del agresor supondría "posibilitar la salida de los ciclos de violencia y permitir la toma de decisiones de las mujeres", ha concluido Baeza.