Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Méndez y Toxo piden a Salgado protección para los parados sin cobertura

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, durante la reunión que ha mantenido esta tarde en Madrid con el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. EFEtelecinco.es
La vicepresidenta económica, Elena Salgado, se reunió hoy para impulsar el diálogo social con los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez y Ignacio Fernández Toxo, quienes le pidieron que los parados que han dejado de cobrar la prestación no se queden sin cobertura.
Salgado, a diferencia de su antecesor en el cargo, Pedro Solbes, recibió por separado a los líderes sindicales, por la mañana a Méndez y por la tarde a Toxo.
Méndez fue el primero en solicitar a la ministra de Economía y Hacienda que ese colectivo no se quede desamparado.
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cuantificó hoy en más de 300.000 las personas que ya no perciben prestación alguna y que, por tanto, se encuentran desprotegidos; y advirtió de que esa cifra seguirá aumentando si perdura la situación de crisis económica.
Por ello, instó a las comunidades autónomas, que tienen la competencia exclusiva de las políticas activas, a que amplíen las rentas de protección social con el fin dar algún tipo de cobertura a estas personas.
El ministro citó a Cataluña y Madrid como casos en los que ya se ha legislado el acceso a las rentas de inserción social.
Toxo también coincidió en reclamar a las comunidades que colaboren para que se "teja una red suficiente para dar cobertura a todas las personas en riesgo de exclusión".
Otra de las demandas que transmitió Méndez a Salgado fue que se impulse el sector de la construcción, aunque dirigido a la obra pública y a la vivienda protegida.
El líder de UGT dijo haber encontrado "receptividad" y una "alta coincidencia" sobre los objetivos ante la crisis a corto y medio plazo.
También reconoció que el relevo de Pedro Solbes y la remodelación del Gobierno en general puede significar un "impulso político" ante la crisis y para el propio diálogo social, aunque recordó que para UGT los cambios deberían haber sido más profundos, con la unión, por ejemplo, de los ministerios de Fomento y Vivienda y de Ciencia e Industria.
En este sentido, Toxo le indicó a Salgado que la remodelación no puede quedar en una simple operación "cosmética", ya que el diálogo social necesita "más cocina y menos fotografía".
Para Toxo el diálogo social necesita un "escenario" de trabajo en el que en un "corto" espacio de tiempo se puedan movilizar todos los recursos disponibles para alcanzar un gran pacto de estado en la materia.
Esto no significa que se trabaje en la "clandestinidad", sino que se propicie un escenario que permita trabajar, añadió.
Toxo también demandó que para revitalizar la economía se establezcan mecanismos para el sostenimiento de los sectores de la construcción y los servicios, para que se desarrolle la ley de dependencia y se invierta en infraestructuras educativas y sanitarias.
Mañana la vicepresidenta económica recibe, también por separado, al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz-Ferrán; y al de la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas (CEPYME), Jesús Bárcenas.
Con estas reuniones Salgado quiere conocer las visiones que cada uno tiene sobre la crisis y sus soluciones.
Además, en las próximas semanas se espera que la comisión de seguimiento del diálogo social tenga una reunión ordinaria para seguir discutiendo los temas acordados el 29 de enero y que forman parte de la agenda de trabajo, aseguró Corbacho.