Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi y su padre declaran este viernes como imputados por presunto fraude fiscal

El futbolista del FC Barcelona Leo Messi y su padre, Jorge Messi, declararán este viernes 27 de septiembre ante el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Gavà (Barcelona) como imputados por un presunto delito de fraude fiscal de más de cuatro millones de euros en la gestión de sus derechos de imagen.
Según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la juez ha citado al padre del jugador a las 10.00 horas y a Leo Messi a las 11.00, tras suspender la fecha de la declaración prevista para el 17 del mismo mes, a petición del abogado de ambos, Cristóbal Martell.
Según explicaron a Europa Press fuentes judiciales, Martell pidió a la juez que instruye la causa posponer el interrogatorio que estaba previsto para el 17 de septiembre alegando problemas de agenda, ya que en la misma fecha tiene señalado otro juicio oral y la Ley da preferencia al señalamiento anterior que pesa sobre el letrado.
La juez los imputó después de admitir a trámite la querella de la Fiscalía, que describe que la estrategia de Messi consistía en simular la cesión de sus derechos de imagen a sociedades instrumentales radicadas en paraísos fiscales --Belice y Uruguay-- y, paralelamente, formalizar contratos de licencia, agencia o prestación de servicio con otras ubicadas en jurisdicciones de conveniencia, como Reino Unido y Suiza.
Los dos imputados ya consignaron el 14 de agosto en el juzgado de 5,01 millones de euros como "pago reparatorio" por el fraude de más de 4 millones, aunque este pago no les exime de dar explicaciones ante el juez por el presunto delito.
Poco después de sus imputaciones, el futbolista y su padre, Jorge Messi, se apresuraron a pagar a la Agencia Tributaria 10 millones de euros en declaraciones complementarias del IRPF por sus derechos de imagen correspondientes a 2010 y 2011.