Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Militares iraquíes que expulsaron al Estado Islámico de Ramadi fueron entrenados por las tropas españolas

Este mes se cumple un año del inicio de la misión de adiestramiento dentro de la coalición internacional contra los terroristas del DAESH
Militares iraquíes que formaron parte de la ofensiva que expulsó al grupo terrorista Estado Islámico (DAESH, EI o ISIS) de la ciudad de Ramadi el domingo pasado fueron entrenados por las tropas españolas, según han confirmado a Europa Press desde el Ministerio de Defensa.
En concreto, los militares españoles que desde hace casi un año están desplegados en la base de Besmayah, cerca de Bagdad, para adiestrar al Ejército iraquí contra el Estado Islámico son responsables del entrenamiento de los efectivos de operaciones especiales y antiterroristas que han liberado Ramadi.
El Ejército de Irak ha conseguido recuperar el control de la que es la tercera ciudad del país después de que haya estado siete meses en manos de los terroristas, que han sufrido una importante derrota que se suma a las pérdidas de las ciudades de Tikrit, en abril, y Sinjar, en noviembre.
300 INSTRUCTORES
Los militares españoles llegaron a Irak en enero de 2015, en el marco de la coalición internacional para frenar el avance del Estado Islámico. El grueso del contingente, algo más de 200 efectivos, fue desplegado en Besmayah, donde se dedica a impartir adiestramiento general al Ejército local, así como a entrenar unidades de artillería y de operaciones especiales. En esta base comparte el trabajo con efectivos de otros países como Estados Unidos, Reino Unido o Portugal.
El resto de militares españoles, casi un centenar, se encuentran en Bagdad, una localidad cercana llamada Taji y en Kuwait, donde se ubica el cuartel general de la misión. El objetivo de la participación española es adiestrar al menos 12 unidades tipo brigada que se están incorporando a las unidades actualmente desplegadas en las operaciones contra el Estado Islámico.
La misión en Irak, que va a cumplir un año a mediados de enero, ya ha sido prorrogada por el Consejo de Ministros al menos por otro año más y no se prevén aumentos en el número de efectivos o nuevos objetivos.