Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montero lamenta que el PSOE se entregue "a los brazos" de la derecha

El diputado de Podemos por Málaga, Alberto Montero, cree que habrá elecciones generales "en tres meses". "Nadie quiere ir a las elecciones, pero entre todos la mataron y ella sola se murió", ha señalado, al mismo tiempo que ha lamentado que el PSOE se entregue "a los brazos de los que ellos mismos han denominado la derecha", en referencia a Ciudadanos.
Montero, que ha participado en Marbella (Málaga) en una reunión de trabajo con las bases de la formación morada de la Costa del Sol, ha apuntado que, aunque los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados aseguren que no quieren volver a las urnas, la repetición de los comicios es una alternativa posible.
Así, ha anunciado que después de Semana Santa mantendrá un encuentro con las miembros de la formación de la Costa del Sol para explicarles "que se está cociendo allí", en alusión al Congreso.
Ha pedido a las bases del partido de Pablo Iglesias en la comarca malagueña que se organicen de tal forma que puedan recibir "el apoyo" de los cerca de cinco millones de votos que logró Podemos en las elecciones del 20 de diciembre.
Para ello, ha propuesto construir grupos de trabajo que no se dirijan "contra nada ni contra nadie" y que actúen como "correas de transmisión" entre los municipios y los diputados de Podemos en el Congreso de los Diputados y el Parlamento de Andalucía.
Asimismo, el diputado ha pedido también hacer de Podemos un partido "lo más inclusivo posible" de las tendencias que conviven en él.
Montero ha señalado que ve "un desgaste del PSOE que se entrega a los brazos de los que ellos mismos han denominado la derecha", apuntando que "si fuera militante socialista sentiría que mis intereses y valores no están siendo representados en la lógica de los dirigentes". Eso, ha dicho, "se traslada de arriba hacia abajo".