Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moral Santín (IU) fue casi 700 veces al cajero durante los nueve años que utilizó su 'tarjeta B'

El 80 por ciento de sus gastos (366.500 euros sobre un total de 456.522) se correspondieron con salidas en efectivo
El consejero de Caja Madrid a propuesta de Izquierda Unida (IU) Ildefonso Moral Santín fue un total de 692 veces al cajero durante los nueve años que utilizó su 'tarjeta B', según se desprende de la documentación que analiza el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en una pieza separada del 'caso Bankia'.
Los extractos bancarios de las tarjetas, a los que ha tenido acceso Europa Press, revelan que el exdirigente de la coalición de izquierdas realizó 692 movimientos de extracción de efectivo en cajeros de Caja Madrid entre el 2 de enero de 2003 y el 1 de enero de 2012, por un importe total de 366.350 euros.
Las salidas de efectivo, que representan el 80 por ciento de los 456.522,20 euros que Moral Santín cargó a Caja Madrid con su tarjeta opaca, se completaron con otras cinco operaciones. En cuatro de ellas el exconsejero utilizó cajeros de otras entidades para adquirir 1.459,83 euros y en una más se dirigió a una sucursal de la caja madrileña para llevarse otros 1.000 euros en efectivo.
Entre enero de 2003 y finales de 2004 Moral Santín retiraba unos 300 euros a la semana, cuantía que aumentó hasta los 500 hasta julio de 2007. A partir de esa fecha y hasta diciembre de 2012 los reintegros periódicos que realizaba ascendieron a 600 euros.
Además, la documentación facilitada a las partes personadas en la causa en la que se investiga la fusión y salida a Bolsa de Bankia revela que Moral Santín gastó otros 78.959,90 euros en diversas compras, entre las que se encuentran gastos en restaurantes, peajes, librerías y pastelerías.