Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés impone la máxima condecoración militar española al ministro de Defensa de Perú

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha impuesto la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, la máxima condecoración militar española, a su homólogo peruano, Pedro Cateriano, por su "contribución a la defensa de los valores comunes" y favorecer un "escenario propicio para la concordia y la estabilidad".
Morenés ha impuesto esta condecoración en un acto celebrado en la casa de Tristán del Pozo, en Arequipa (Perú), aprovechando su estancia en la ciudad para asistir a la XI Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, a la que España asiste por primera vez como Estado observador.
Durante su discurso, el ministro ha destacado que llevar a cabo esta ceremonia de imposición durante los actos de esta conferencia tiene un "especial simbolismo", ya que, según ha afirmado, supone el "reconocimiento público de la excelente labor" del ministro Cateriano en su tierra y también por hacerlo en el marco de esta reunión, que busca "lugares y valores comunes para conseguir el entendimiento entre las naciones".
La máxima condecoración militar española fue concedida a Pedro Cateriano por acuerdo del Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Defensa, en su reunión del pasado 5 de septiembre.
CONTRIBUCIÓN A LA DEFENSA
La Gran Cruz es la máxima categoría de la Orden del Mérito Militar y se concede a aquellas personalidades que en el desarrollo de sus actividades, ya sean militares o civiles, realicen una excepcional contribución a todo lo que la Defensa supone.
La Orden del Mérito Militar se creó el 7 de septiembre de 1854 para honrar a aquellos militares que hubieran prestado servicios especiales. Transcurridos los años, la orden abrió la concesión de su ingreso a aquellas personalidades civiles que se hubiesen distinguido por sus méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios de manera extraordinaria.
Con la evolución experimentada en las pasadas tres décadas, esta Orden incorporó como méritos, trabajos, acciones, hechos y servicios, todos aquellos que se llevasen a cabo en el ámbito de la defensa, lo que amplió el horizonte de concesión de la recompensa.