Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés defiende la transformación de las Fuerzas Armadas como una medida para "buscar la eficiencia absoluta"

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha justificado este miércoles el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas que ha iniciado ya el Estado Mayor de la Defensa porque se trata de una medida que "busca la eficiencia absoluta" en el marco de una crisis económica "muy dura".
"Las Fuerzas Armadas tienen la mayor capacidad operativa que han tenido nunca, los mejores efectivos y los mejores medios materiales, y hay que promoverla, hay que buscar la eficiencia", ha remarcado Morenés durante su comparecencia en la Comisión de Defensa del Senado.
Así ha contestado a las preguntas que le han formulado algunos senadores sobre este proceso de transformación que anunció ayer el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, y que incluirá, entre otras cosas, el establecimiento de una fuerza conjunta que determinará su operatividad y que estará conformada por un mínimo de 67.000 militares. De ellos, unos 15.000 estarán listos para el despliegue de respuesta rápida, aumentando así en casi el doble el compromiso de los países socios de la OTAN.
Según ha destacado el ministro, se trata de transformar las Fuerzas Armadas para adaptarlas a "la realidad del riesgo al que se enfrentan" y en virtud de las necesidades que impongan las misiones en las que contribuya España. "Se hace para buscar la eficiencia absoluta dentro de una situación de crisis muy dura de la que tratamos de salir adelante", ha apuntado.
En todo caso, Morenés ha querido dejar claro que España cuenta con unas Fuerzas Armadas "como no las ha tenido jamás" fruto del "esfuerzo de muchos gobiernos y de las propias Fuerzas Armadas, que tienen la voluntad firme de estar estructuradas para hacer frente a la misión que se les encomienda".
67.000 MILITARES EN LA FUERZA CONJUNTA
El JEMAD explicó ayer que la fuerza conjunta adquirirá su capacidad operativa total antes del próximo verano y que estará conformada por militares tanto de la Armada como de los Ejércitos de Tierra y del Aire, además de efectivos en el Mando de Operaciones. Eso sí, no se trata de una fuerza estructurada, sino que serán unidades que en todo momento estarán listas para actuar en caso de que se ponga en marcha una misión concreta.
El núcleo de esta fuerza conjunta estará conformado, por una parte, por los denominados efectivos permanentes, que serán unos 12.000 y cuyas actividades se centrarán en vigilancia y seguridad marítima, defensa y operaciones aéreas, ciberdefensa militar, inteligencia militar y colaboración con las autoridades civiles.
Por otra parte, unos 15.000 militares estarán listos para los planes de contingencia, de los que 5.000 se dedicarán a misiones de interés nacional y otros 10.000 participarán en las operaciones conjuntas con organizaciones a las que pertenece España --como la OTAN o la UE-- o con países aliados. Unas cifras que el JEMAD reconoció "ambiciosas" pero que responde a los compromisos de los países que forman parte de la Alianza Atlántica.
A todos estos militares se sumarán otros 40.000 efectivos para asegurar las necesarias rotaciones. En total, 67.000 militares que, según el JEMAD, garantizan la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas, por lo que ha advertido de que este número mínimo exigible para lograr dicha operatividad.
LOS 53.000 RESTANTES
Si las Fuerzas Armadas españolas están conformadas hoy en día por algo más de 120.000 militares y, de ellos, 67.000 serán parte de la fuerza conjunta, quedan entonces unos 53.000 efectivos que estarán enmarcados principalmente en unidades de apoyo a la fuerza y en los cuarteles generales.
Ante la pregunta de si el Estado Mayor de la Defensa se plantea proponer una reducción de esta plantilla de 53.000 militares, el almirante reconoció que es una posibilidad que no se descarta, si bien dejó claro que una vez que se logre la capacidad operativa total de la fuerza conjunta --previsiblemente antes del verano-- se podrá tener una visión más clara de cuántos efectivos se necesitan en las Fuerzas Armadas.
De este modo, dijo que será a finales de este año cuando se tenga una cierta perspectiva de la necesidad de efectivos y cuando se puedan tomar algunas medidas, tanto para aumentar como para reducir plantilla. "El 31 de diciembre de 2014 habrá que definir si siguen siendo 120.000 los efectivos de las Fuerzas Armadas. Pero hay margen para reducir", remarcó.