Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mossos dicen que los asediadores escupieron, insultaron y zarandearon el coche de Mas para que no accediera al Parlament

Un grupo de Mossos d'Esquadra ha recordado este martes en la Audiencia Nacional cómo una multitud de 'indignados' zarandeó, escupió y lanzó pintura sobre el coche oficial en el que viajaba el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, para impedir que el 15 de junio de 2011 accediera al Parlament. "Había gente que escupía, que insultaba, pegaba patadas o daba golpes de puños", han dicho.
Así lo han asegurado varios agentes que realizaban funciones de escolta en la Unidad Presidencial, durante el juicio celebrado contra 19 acusados por asediar la Cámara autonómica para protestar contra los recortes e impedir que los parlamentarios votaran los Presupuestos catalanes. Unos hechos por los que el Fiscal pide cinco años y medio de cárcel y Manos Limpias nueve años de prisión para cada uno de ellos.
Los policías autonómicos han recordado cómo una muchedumbre ocupaba aquel día la calzada y uno de ellos hacía "señales" a la comitiva de vehículos oficiales para desviarla. La "cápsula presidencial" maniobró para lograr huir mientras ese individuo intentó abrir las puertas del coche de Artur Mas y, tras no conseguirlo gracias al cierre centralizado, se subió al capó.
"Había gritos, había insultos, había de todo. Se puede considerar que se empleó la fuerza", han indicado los testigos, para añadir que el vehículo oficial de Mas escapó de la vía del tranvía en la que quedó paralizado y se desplazó hasta comisaría. Después, se habilitó un helicópetero de los Mossos para que Artur Mas y la presidenta de la Cámara catalana, Nuria de Gispert, accedieran al Parlament.
La segunda jornada del juicio ha arrancado en la sede que la Audiencia Nacional tiene en San Fernando de Henares (Madrid) con el turno de los testigos, después de que ayer los acusados se negaran a declarar. La Fiscalía considera que "provocaron un fundado temor en la seguridad" de los parlamentarios y les atribuye delitos contra las Instituciones del Estado y atentado contra la autoridad.