Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Musavi critica al régimen y exige que limpie las mentiras

Foto cedida que muestra al líder opositor iraní Mir Husein Musavi durante una protesta en contra de los resultados electorales en Teherán, Irán, el pasado jueves. EFEtelecinco.es
El líder de la oposición iraní, Mir Husein Musaví, ha advertido a la República Islámica que debe "limpiar las mentiras y las actitudes deshonestas" que amenazan con destruir el sistema.
En una documento colgado en su página web, el ex primer ministro advirtió al régimen de que debe permitir las protestas o hacer frente a las consecuencias.
Sus palabras suponen un claro desafío al líder supremo de la Revolución iraní, ayatolá Ali Jameneí, quien el viernes negó las denuncias de fraude electoral de la oposición y exigió que se pusiera fin a las manifestaciones callejeras si se quería evitar "un derramamiento de sangre".
"No nos oponemos al sistema islámico y a sus leyes, sino a las mentiras y a las ideas desviadas. Solo buscamos una reforma", afirmó Musaví.
"El pueblo espera de sus gobernantes honestidad y decencia porque muchos de nuestro problemas se deben a las mentiras. La revolución islámica debe ser el camino", agregó.
Irán es escenario de protestas y violentos enfrentamientos desde que hace una semana el Ministerio de Interior concediera al actual presidente Mahmud Ahmadineyad una polémica victoria por una sorprendente mayoría absoluta.
Musavi denuncia que el triunfo es consecuencia de un fraude masivo que fue planeado con meses de antelación.
La situación fue especialmente tensa este sábado, una vez que las Fuerzas de Seguridad y las milicias islámicas "Basij", afines al Gobierno, reprimieron con violencia un intento de marcha en el centro de Teherán.
Las consecuencias de la represión se desconocen con exactitud debido a que las autoridades iraníes han vetado la presencia de la prensa internacional en las calles del país.
Aún así, testigos han informado de que hubo decenas de heridos y de detenidos.
Al final de la jornada, Musaví instó a sus seguidores a seguir con las protestas aunque sea detenido y a emprender una huelga general en todo el país.
Asimismo, se mostró dispuesto a sacrificarse a sí mismo en favor de la lucha.
El régimen ha acusado a las potencias extranjeras, en especial a Estados Unidos y el Reino Unido de provocar los disturbios a través de sus medios de comunicación.
El sábado, la televisión estatal mostró imágenes de los choques e instó a la población a unirse tras el líder para evitar "el complot instigado por los extranjeros".
Hoy, la televisión estatal ha anunciado la detención de un grupo de miembros del grupo opositor armado Muyahidin Jalq, considerado terrorista por las autoridades iraníes.
La cadena no explicó cuando ni cuantos de estos activistas han sido detenidos, pero los vinculó con las escenas de violencia que desde hace más de una semana sacude el país.