Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Niño de las Pinturas se enfrenta al Ayuntamiento de Granada por una multa por pintar en el Sacromonte

El Niño de las Pinturas, el reconocido graffitero de Granada a nivel internacional, se ha enfrentado este martes en el Juzgado de lo Contencioso número 3 de Granada al Ayuntamiento de Granada por una multa de 900 euros que le impuso la Policía Local por pintar un retrato de Carmen Amaya en una cueva del barrio granadino del Sacromonte hace tres años.
En la vista que se ha celebrado por este litigio en el Juzgado, el representante legal del Ayuntamiento ha afirmado que el denunciado hizo una pintura sobre una fachada blanca, sin contar con el permiso del propietario del inmueble, por lo que se le abrió un expediente sancionador por vulnerar la ordenanza de limpieza municipal el 16 de enero de 2012, que se le notificó el 22 de febrero, sin alegaciones de las partes implicadas.
Sin embargo, la letrada del Niño de las Pinturas ha afirmado que no hubo tal notificación y que el graffitero comenzó a pintar en presencia precisamente del propietario, no en un muro blanco, sino en una pared interior de la cueva con el objetivo de restaurarla.
Según ha indicado la abogada, aquello no pudo ser una infracción de la ordenanza porque no se trató ni de una pintada ni de un mural, sino de una "obra de arte" "coherente" con el entorno, ya que trataba de no romper con la estética del barrio, como lo hacía la pintada "horrorosa" de un faraón que había anteriormente en la pared.
Asimismo, ha hecho hincapié en que el graffitero ya ha pintado en otros sitios públicos, como el 'botellódromo' de Granada, para lo que ha contado con el visto bueno del Ayuntamiento de Granada, que además, le ha reconocido su "genio artístico". No se puede determinar, en este caso, según ha sostenido, que exista un perjuicio, y hay falta de pruebas sobre la posible afección al patrimonio.
De hecho, ha recordado el reconocimiento internacional del artista, cuyas creaciones están por todo el barrio del Realejo, donde además hay un graffiti que ha servido a la abogada para concluir su intervención: "Cansado de no encontrar respuestas, decidí cambiar las preguntas".
El Ayuntamiento ha pedido entonces que se ratifique la sanción, con lo que el juicio ha quedado visto para sentencia.
A la entrada a los juzgados, el Niño de las Pinturas ha dicho a los periodistas que contaba con la autorización del dueño de la cueva para hacer el retrato de Carmen Amaya, y que la Policía "llegó por iniciativa propia".
Además, ha explicado que todos los recursos que le han desestimado lo han sido por no tener el permiso administrativo del Ayuntamiento que, según ha dicho, sólo le ha concedido uno y después de reclamarlo durante ocho años. Por ello, ha criticado que sí se cumpla la ley a la hora de sancionar, y no en lo que se refiere a promover acciones artísticas.