Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevo impulso a la investigación del asesinato de José Couso

El juez Santiago Pedraz quiere desplazarse a Irak para realizar un reconocimiento judicial. Vídeo: Atlastelecinco.es
El titular del Juzgado central número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, se ha propuesto investigar hasta las últimas consecuencias el asesinato del cámara José Couso en contra del variable y subordinado criterio de la Fiscalía y de dos jueces de la Audiencia Nacional.
Pedraz ha citado como testigos a los ex ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, Federico Trillo y Ana Palacio. A ellos les correspondía en 2003 exigir responsabilidades a los Estados Unidos por el disparo de tanque que el 8 de abril de aquel año acabó con la vida de los cámaras de televisión José Couso y Taras Protsyuk e hirió a varios periodistas.
La oposición socialista de entonces, es decir el Gobierno que ahora a través de la Fiscalía pretende archivar este caso, criticó con dureza que esos dos ministros nunca exigieran explicaciones al Gobierno norteamericano.
Ajeno a todos estos cambios de opinión, al juez Pedraz no le han servido los argumentos que se han empleado para exculpar a los tres militares norteamericanos que en 2003 dispararon contra el Hotel Palestina.
El juez quiere viajar en un comisión rogatoria aIrak, quiere que dos peritos del Ministerio de Defensa confirmen que la munición de carga hueca empleada contra el hotel palestina garantizaba un resultado mortífero, y no una simple advertencia, quiere que los periodistas que fueron testigos de la muerte de los dos cámaras que allí fallecieron vuelvan a declarar y confirmen que el hotel Palestina era, simplemente, el hotel de los periodistas.
Entre los testigos, el juez contará también con una ex sargento norteamericana, Adrienne Kinne. Declaró en el programa norteamericano de televisión "Democracy Now" que el ejército de su país decidió convertir el hotel de los periodistas en un objetivo militar. Previsiblemente, como ha hecho hasta ahora, la Fiscalía ni se molestará en acudir a esas declaraciones.