Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oposición en el Ayuntamiento de Madrid pregunta por qué a Aguirre no se le hizo test de alcoholemia y no fue esposada

La oposición en pleno en el Ayuntamiento de la capital ha preguntado este martes en la comisión de Seguridad y Emergencias los motivos por los que la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, no pasó por un test de alcoholemia tras el incidente protagonizado en el carril bus de Gran Vía. También ha preguntado por qué la policía municipal no detuvo el avance de su coche, llegando incluso a embestirlo si fuera necesario, y las razones por las que no fue esposada y acompañada a la comisaría por desobediencia a la autoridad.
"¿Por qué no ha actuado la Policía municipal de esa manera como lo hace cuando un ciudadano desobedece a un agente de la autoridad?", ha preguntado el concejal de IU Ángel Lara para intentar demostrar que "la ley no es igual para todos".
El delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, ha detallado en la comisión que miembros de la Policía municipal observaron el pasado 3 de abril como un agente de movilidad procedía a denunciar a un vehículo estacionado, sin conductor y con las luces de emergencia puestas en el carril bus de Gran Vía.
Los policías pararon su coche detrás del que estaba mal estacionacionado. Inmediatamente después llegó otro agente de movilidad, que aparcó su moto delante del vehículo infractor. Tras una conversación entre la conductora y el agente de movilidad y después de entregarle una documentación, Aguirre inició la marcha golpeando la motocicleta con el lateral derecho de su automóvil, lo que provocó su caída.
Núñez ha relatado que los agentes de movilidad y los policías municipales fueron tras el coche "hasta que se detuvo en su domicilio", donde los agentes de movilidad recibieron la documentación necesario para el parte amistoso por la moto caída.
El delegado ha explicado que los policías municipales se fueron quedando en el domicilio de la infractora los agentes de movilidad, quienes les detallaron que permanecerían en el lugar para realizar las diligencias por los hechos acaecidos.
Ante este relato, el portavoz del área de UPyD, Jaime de Berenguer, ha echado en falta la información que recoge el atestado, "que pone que durante esa persecución los agentes de policía salen tras el coche llegando a circular de manera paralela e indicando verbalmente que se pare haciendo caso omiso". Todo ello unido a "las graves acusaciones de retención ilegal" lanzadas por Aguirre.
Por su parte, el socialista Pablo García-Rojo ha querido saber por qué la interceptación del coche de la presidenta del PP de Madrid "no se produjo antes de que llegara a su domicilio" y por qué no fue sometida a un test de alcoholemia "tras el arrollamiento de la moto y después de hacer caso omiso a la orden de parada de los agentes de movilidad".
"¿Por qué no fue conducida a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para que hiciera una declaración sobre estos hechos por desobedecer a los agentes de la autoridad? ¿Esta decisión tiene que ver con alguna orden comunicada por emisora por parte de un mando del Cuerpo? Porque este sería el protocolo habitual", ha espetado García-Rojo.