Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oramas puede decir "miembras", pero Aído no

El Diario de Sesiones del Congreso contiene una curiosa novedad a cuento del polémico uso de la palabra "miembras" por la ministra Bibiana Aído; aunque el término, incorrecto en castellano, no fue reconocido en su día, ahora sí aparece publicado en boca de la diputada canaria Ana Oramas.
"Hay que tomar decisiones políticas en determinado momento, igual que se hace una proyección, y lo dice la miembra, como decía una ministra, de un grupo que se llama otros. Ni soy miembra ni soy de otros", dijo Oramas en la última sesión de la Comisión Constitucional del Congreso celebrada el pasado 11 de marzo.
Sus palabras, con las que trataba de remarcar que Coalición Canaria debe aparecer como tal en las encuestas del CIS y no dentro del apartado de "otros" partidos, están recogidas textualmente en el número 216 del Diario de Sesiones de la IX Legislatura.
¿Por qué la palabra "miembra", inexistente en español, sí figura ahora en este boletín oficial, cuando hace diez meses estaba ausente del que daba fe de la polémica utilización del mismo término por parte de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído?
La respuesta la tiene la jefa del Departamento de Redacción del Diario de Sesiones del Congreso, María Luisa Dorado.
De entrada, hace notar a Efe que las "miembras" mencionadas por la portavoz de CC se publican en letra cursiva, puesto que no es un vocablo reconocido en lengua castellana.
En segundo término explica que la alusión de la ministra Aído a las diputadas de la Comisión de Igualdad como "miembras" no provocó aquella jornada debate alguno en el seno de la comisión, ni fue comentada por ningún parlamentario en sus intervenciones.
Las críticas y la posterior controversia se originaron después, en la opinión pública, ya fuera de la Cámara, y por tanto el término se interpretó como un error y no apareció en el Diario.
En el caso de Ana Oramas, la diputada canaria aludió el 11 de marzo a aquella forma inusual empleada por la ministra y con la tipografía en cursiva se deja claro que la expresión no es correcta y se respeta el sentido de su discurso.
El mismo Diario de Sesiones incluye la respuesta que ese día dio la propia Oramas al presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, cuando le preguntó al comienzo de la sesión quién sería el ponente del grupo Mixto en la ponencia encargada de estudiar la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha.
"Voy a ser yo el miembro de la ponencia", respondió la parlamentaria, según recoge el documento oficial, esta vez sin cursivas.