Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV apostará en el Aberri Eguna por un estatus que "reconozca la identidad nacional vasca" y su derecho a decidir

Cree que la IA no tiene como "fin absoluto" la creación de un Estado vasco, sino que es su instrumento para "una estrategia socialista"
El PNV apuesta, en su manifiesto del Aberri Eguna 2016, por alcanzar la próxima legislatura un nuevo estatus consensuado en el Parlamento vasco "que reconozca la identidad nacional de los vascos", que recoja su "sentido de pertenencia a una nación", y el respeto a su "derecho a decidir su futuro". Además, reclama una relación de bilateralidad con el Estado.
La presidenta del BBB, Itxaso Atutxa, y el burukide Joseba Aurrekoetxea han presentado este martes el documento elaborado por la formación jeltzale bajo el lema 'Bultzada Berri Bat' (Un nuevo impulso) para celebrar el 'Día de la Patria Vasca' el próximo domingo.
El texto recuerda que "el carácter nacional" del pueblo vasco "no es reconocido, ni cuenta con los asideros jurídico-políticos de quienes, por el contrario, amparan su identidad y su capacidad de opinión y actuación bajo los mimbres de una arquitectura institucional, legal e internacional que legitima su sujeto político".
"Es la abrumadora diferencia que existe entre quienes quieren ser y no les dejan serlo, y quienes, desde una opción asentada, niegan a los demás su propia voluntad y legitimidad que les equipare en derechos y deberes", apunta. Para el PNV, "ser abertzale vasco implica reivindicar su nación y el estatus político que le permita desarrollar su ser como tal".
LA IA
En este sentido, critica que determinados sectores políticos "que se han definido, hasta ahora, como izquierda abertzale, parecen acuñar una nueva formulación, sustituyendo este concepto por el de izquierda 'independentista'".
"Consideran que la consecución de un Estado vasco no es un fin absoluto, sino un instrumento para articular una estrategia socialista, relegando el carácter identitario de la definición nacional vasca y obviando la tradición humanista inherente al proyecto político abertzale", señala.
De esta forma, apunta que "desde determinados ámbitos se ha dejado de hablar de 'Euskadi' como proyecto político común para vascos de ambos lados del Pirineo sustituyéndolo por el sustantivo 'Euskal Herria'.
En este sentido, explica que 'Euskal Herria' o 'Pueblo vasco' hace referencia "a una comunidad natural delimitada en unos territorios específicos", mientras que "Euskadi" es la combinación "de ese espacio geográfico-cultural con la voluntad de su sociedad de reconocerse como nación y que busca una articulación jurídico-política propia y singular, es decir, la soberanía plena, desde el Atturri hasta el Ebro".
SIN IMPONER
Tras asegurar que los nacionalistas vascos "jamás" han pretendido "imponer su concepto político, social o cultural a nadie, y mucho menos por la fuerza", ha dicho que, al contrario, han sido "resistentes al franquismo, al nazismo, al comunismo y a cuantas expresiones han pretendido pisotear la libertad y los derechos humanos".
"Hemos sido víctimas de atrocidades cometidas en nombre de la supremacía política, cultural, económica o religiosa, y nos hemos opuesto a la inhumana acción de quienes, también en nombre de nuestro propio pueblo, ejercieron la violencia como un medio para imponer su visión de un proyecto totalitario", asevera.
El manifiesto subraya que EAJ-PNV "siempre ha entendido su nacionalismo como una expresión democrática al servicio de los vascos, de una comunidad libre para decidir por sí misma su futuro".
"Por eso hoy, en 2016, reivindicamos nuestro pasado para seguir siendo lo que fuimos y seremos, abertzales, patriotas vascos, que ponemos nuestra voz y compromiso del lado de la igualdad, la libertad de ideas, de derechos y oportunidades. Por eso conmemoramos con orgullo el Aberri Eguna", apunta.
A su juicio, se trata de "una reivindicación, un sentimiento que une a vascos del Norte y del Sur, y que se propaga por todo el mundo, donde la diáspora, convertida en octavo herrialde, mantiene encendida la llama del principio que exhorta que Euskadi es la patria de los vascos".
ACTUALIZACIÓN DEL AUTOGOBIERNO
El PNV destaca que se ha llevado hasta el Parlamento vasco "la necesidad de establecer una actualización del autogobierno". "Hemos analizado la evolución del mismo y hemos presentado propuestas básicas sobre las que comenzar a construir un nuevo estatus desde la premisa de un doble acuerdo: uno interno en Euskadi entre las fuerzas políticas, y un segundo compromiso con el Estado desde la premisa del respeto recíproco y la bilateralidad", indica.
En este sentido, apunta que, "cuando concluya el plazo legislativo, el PNV se propone dejar constancia en sede parlamentaria de las bases sobre las que, con el mayor consenso posible, construir en los próximos cuatro años ese nuevo estatus".
La formación jeltzale dice que se trata de "un nuevo compromiso sobre el que edificar una nueva Euskadi, un nuevo autogobierno y un nuevo sistema de convivencia política; un nuevo avance, un nuevo impulso a Euskadi, la patria de los vascos".
El nuevo estatus deberá desarrollarse, a su entender, "con respeto al principio de legalidad, dentro del marco legal, adecuándose a los procedimientos establecidos". "El respeto a la voluntad popular debe encontrar en cada momento un cauce de aplicación y su entronque en el ordenamiento jurídico", añade.
En esta línea, manifiesta que "el principio democrático exige dotar de un valor relevante y primario a la decisión de la ciudadanía vasca, lo que requiere que el Estado asuma la obligación de negociar y acordar los ajustes constitucionales y legales para responder al deseo expresado por la ciudadanía vasca, excluyendo la unilateralidad".
IDENTIDAD NACIONAL
Su propuesta pasa por que el futuro acuerdo de actualización del autogobierno "reconozca la identidad nacional del pueblo vasco", que "recogerá el sentido de pertenencia a una nación ampliamente compartido en la sociedad vasca". "El pueblo vasco constituye un sujeto jurídico y político con derecho y capacidad para decidir sobre su futuro, a ser consultado y a que su voluntad democráticamente expresada sea respetada", afirma.
El partido dirigido por Andoni Ortuzar apuesta por "la reestructuración del sistema de relación político-institucional entre el Estado español y Euskadi". En esta línea, recuerda que "el vigente sistema determina, con excepción de la fórmula del Concierto Económico, una total y absoluta subordinación de la Comunidad de Euskadi al Estado, cuyas decisiones han supuesto una notable quiebra del principio de autogobierno".
"Resulta preciso plantear la constitución de un sistema de relación bilateral fundamentado en el reconocimiento previo de ambas partes como sujetos políticos con capacidad para contraer los acuerdos correspondientes (pacto de actualización del autogobierno vasco) y la resolución de las cuestiones y conflictos que puedan surgir en su desarrollo y aplicación", remarca.
NAVARRA
El manifiesto del Aberri Eguna también se refiere a Navarra, donde "la oportunidad del cambio va dando pasos adelante". "Poco a poco se van dando pasos para romper con el pasado y establecer unas bases de convivencia pactada en la que la voluntad de la ciudadanía navarra marque la singladura del Viejo Reyno", apunta.
Para el PNV, esos pasos se dan "con prudencia", y se abre la oportunidad de "la recuperación, si así lo estima la sociedad navarra, de las señas de identidad que fraguaron su acerbo colectivo".
A su juicio, "Navarra vive un tiempo de apertura, de buscar su espacio sin renunciar a nada, ni a su singularidad foral ni a la colaboración y acuerdo con otros territorios vascos". En este sentido, subraya que "Navarra será lo que los navarros libremente deseen que sea".
De cara al Aberri Eguna, la formación de Ortuzar ha remarcado que "la normalización el euskera pasa por su uso y ha advertido de que, "no habrá pueblo vasco sin euskera".