Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV cree que, con el portazo a Cataluña, ha quedado patente "la incomunicación, por no decir la imposibilidad de acordar

Dice que hubo "poca mano tendida" en el Congreso, a excepción de CiU, "que estaba dispuesta a negociar, hablar y pactar"
El diputado del PNV Pedro Azpiazu cree que, con el debate de esta martes en el Congreso de los Diputados en el que se ha dado 'portazo' a la iniciativa del Parlament de Cataluña para poder convocar un referéndum, ha quedado patente "la incomunicación", por no decir "la imposibilidad de acordar" entre las partes implicadas.
Tras asegurar que "el problema" existente tanto en Euskadi como en la comunidad catalana no desaparecerá, "si no se aborda con serenidad", ha aseverado que ayer en la Cámara baja hubo "poca mano tendida", a excepción de CiU, "que estaba dispuesta a negociar, hablar y pactar".
En declaraciones a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Azpiazu ha reconocido que las propuestas del Parlament Catalán y la que defendió Juan José Ibarretxe en 2005 de Nuevo Estatus Político para Euskadi eran "distintas, pero la voluntad del debate era parecido".
Además, ha recordado que "apareció en más de una ocasión la famosa frase del lehendakari Ibarretxe de 'podemos que tener que vivir juntos', como aquella voluntad de tener que pactar para convivir". "Creo que ésa fue una de las frases importantes del debate de ayer", ha añadido.
En este sentido, ha destacado que el debate en el que participó Ibarretxe se pretendió trasladar que "tenemos que poder decidir vivir juntos". "Es decir, esto tiene que formar parte de la voluntad y del acuerdo. Eso es, prácticamente, la esencia de aquel debate, entre otras muchas cosas", ha añadido.
Por ello, ha señalado que la discusión parlamentaria de ayer se produjo en otros términos y fue diferente "porque lo trajeron los catalanes a la Cámara, pero algunas de las cuestiones que se manifestaron en 2005, también se manifestaron".
A su juicio, "fue un debate importante e intenso, de siete horas, pero quedó de manifiesto lo que todos sabíamos ya, la incomunicación de las partes y las dificultades, por no decir imposibilidad de llegar a un acuerdo".
"La votación fue absolutamente previsible, votaron 47 a favor y 299 en contra, con una abstención. Prácticamente el 85% de la Cámara, PP, PSOE y UPyD, rechazaron la toma en consideración y el resto votamos en contra", ha recordado.
En este sentido, ha precisado que el debate era previsible, al igual que las posiciones políticas. "Hubo poco mano tendida, que sólo vino de CiU, que estaba dispuesta a negociar, a hablar y pactar, lo que es lógico en estas cuestiones, el PSOE cogió el testigo para vender la idea suya del federalismo como una posibilidad de acuerdo y tratar de avanzar por allí, pero el PP y UPyD no estaban por la labor de dejar abierta la posibilidad de la negociación y del acuerdo don argumento básicamente jurídicos y no político", ha añadido.
LA CONSTITUCIÓN
De esta forma, ha considerado que los populares utilizaron "argumentos de que la Constitución no lo permite y, por lo tanto, ustedes no lo pueden hacer". "UPyD fue más descarnado, fue con argumentos más políticos, hablaba de obsesiones nacionalistas, que son las que llevaban a esta deriva. Yo creo que a muchos del PP les gustaba este discurso, pero no se atrevían", ha señalado.
A su juicio, "nadie olvidó que estamos a un mes y poco de las elecciones europeas y cada uno trató de vender su libro". "Es una pena porque esta debate no era para vender los libros, sino para haber hecho todos un ejercicio importante de reflexión y, como comentaba el portavoz del Grupo Vasco, aquí hay dos patatas caliente, una catalana y otra la 'euskal-patata', y por mucho que ustedes quieran ocultar y quieran mezclar con patatas transgénicas españolas, éstas no se van a enfriar. El problema no va a desaparecer, si no se aborda con serenidad", ha concluido.