Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV plantea a López adelanto electoral, derogar Ley de Partidos, acercamiento de presos y revisar leyes penales

Quiere diálogo, pero rechaza poner en marcha una mesa política al margen de las instituciones
El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha considerado que el Decálogo presentado en el pleno de Política General por el lehendakari, Patxi López, está "superado" y ha abogado por "dar continuidad" a los puntos recogidos en la Declaración de Aiete abordando aspectos como la derogación de la Ley de Partidos, la revisión de la legislación penal y "el fin de la política de alejamiento de los presos".
Urkullu ha realizado estas declaraciones tras la reunión celebrada en la Lehendakaritza con el lehendakari, Patxi López, que da inicio a la ronda de contactos tras el comunicado de ETA en el que anunciaba el cese definitivo de su actividad.
El presidente del EBB, ha entregado a López la misma documentación que el PNV entregó a los convocantes de la Conferencia Internacional de Paz celebrada hace una semana en San Sebastián, y le ha pedido que "ante esta nueva oportunidad que se nos abre, se mantenga la "iniciativa, discreción y unidad", ya que "tenemos que ser nosotros los que tomemos la iniciativa y actuar con la misma discreción que ha permitido llegar hasta donde hemos llegado".
Asimismo, ha apostado por "caminar unidos" para que "las cuatro sensibilidades políticas de este País podamos alumbrar un nuevo tiempo de normalización y concordia". "La prioridad ahora sigue siendo el mantenimiento de las políticas institucionales en favor de las víctimas y este compromiso es previo e independiente de cualquier otro planteamiento", ha subrayado.
Urkullu ha señalado que una vez cumplido el primer punto de la declaración de Aiete, con el anuncio de ETA del cese definitivo de la actividad armada, el PNV propone "dar continuidad" a los siguientes puntos de esta declaración.
DOCTRINA PAROT
En concreto, pide a los Gobiernos que, una vez dada la bienvenida a la declaración de cese definitivo, "avancen en la eliminación de las medidas de excepcionalidad" mediante la derogación de la ley de partidos, la revisión de la legislación penal y de la doctrina Parot, el fin de la política de alejamiento y el impulso de una política de reinserción de presos.
El presidente de los jeltzales ha considerado que estas medidas son "lo más urgente" y ha resaltado que se debe de llevar a cabo una política penitenciaria "flexible" en la que se aplique también a los presos de ETA los beneficios penitenciarios del resto de reclusos.
Al respecto, ha precisado que no se debe de caer en el "error" de la "desmemoria" pero ha indicado que "es posible" una política penitenciaria que no sea "castigo" para los familiares de los presos y que incluya "medidas personalizadas" para casos como los presos enfermos.
REUNIÓN CON ZAPATERO
Asimismo, ha explicado que estas medidas se las va a plantear también "en el plazo más breve posible" al presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, "a quien competen todas estas cuestiones" y ha reiterado el ofrecimiento del PNV a apoyar al nuevo gobierno que salga elegido tras el 20-N en "lo relativo al final de ETA".
Respecto al decálogo planteado por López en el pleno de Política general, Urkullu ha considerado que está "superado" por lo que ha rechazado que sea la "guía" a seguir, aunque ha reconocido que es una "referencia" porque incluye cuestiones que el PNV comparte y cree que hay que abordarlas.
Por otro lado, ha planteado al lehendakari iniciar un "plan de trabajo" entre todas las fuerzas políticas vascas para que "cuanto antes recuperamos la normalidad política y la representación de todas opciones políticas en todas las instituciones vascas".
ELECCIONES
Sin embargo, ha precisado que la propuesta no es una "exigencia" de adelanto electoral, sino una "reflexión" para que López evalúe "las circunstancias en las que llegó a ser lehendakari y las compare con la situación actual, condicionada por la presencia de la izquierda abertzale que no cuenta con una formación política". "Creo que como paso a una normalización, la convivencia política, también en las instituciones, debe ser reflejo de la existencia de diferentes sensibilidades ideológicas", ha defendido.
Por ello, ha explicado que ha "invitado" a López a que realice esta "reflexión" para que se den los "pasos necesarios para que las instituciones reflejen la realidad y sensibilidades ideológicas que existen". Al respecto, ha solicitado la legalización de Sortu al considerar que se dan las circunstancias para esta legalización.
"Hemos propuesto al lehendakari su implicación en las gestiones ante las instituciones europeas para la puesta en marcha de un plan PEACE Euskadi en Europa que contribuya a consolidar el proceso de convivencia y concordia", ha explicado.
MESA DE PARTIDOS
Urkullu ha apostado por trabajar con el resto de formaciones para acordar "un formato de diálogo" entre todas las formaciones políticas y ha rechazado poner en marcha una mesa al margen de las instituciones como el Parlamento vasco. "Queremos trabajar con discreción y dar pasos para normalizar la relación entre sensibilidades ideológicas", ha indicado.
Por otro lado, ha apostado por "profundizar desde el consenso" en la política de "reconocimiento, asistencia y memoria a las victimas tanto del terrorismo como de intencionalidad política", y ha subrayado que es "imprescindible y urgente" que la izquierda abertzale se comprometa en "el reconocimiento a las víctimas y el daño causado".
Sin embargo, ha defendido también como "imprescindible" que los aspectos referidos a las víctimas deben estar "fuera" de la agenda de la declaración de Aiete porque "la gestión de las víctimas debe ser una prioridad".
Por último, ha propuesto acordar un "día" en Euskadi dirigido a "lograr la participación de toda la ciudadanía vasca para saludar el nuevo tiempo".