Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pacto PNV-PSE focalizará el tercer debate fiscal del Parlamento vasco en el último año y medio

EH Bildu y el PP creen que jeltzales y socialistas pretenden convertir la sesión en un "paripé"
El Parlamento vasco celebra este jueves el tercer debate monográfico sobre fiscalidad en el último año y medio, una sesión que estará marcada por la incertidumbre respecto a las posibilidades de que la reforma tributaria acordada por el PNV y el PSE-EE acabe recabando otros apoyos --de EH Bildu o el PP-- que garanticen su aprobación en Guipúzcoa y Álava, territorios en los que jeltzales y socialistas no suman la mayoría necesaria para sacar adelante sus propuestas.
PNV y PSE-EE presentarán alrededor de una treintena de propuestas de resolución basas en los planteamientos de su acuerdo y que se manifestarán en forma de cambios de normativas forales. Su contenido será de carácter general, de forma que no se concretarán los tipos impositivos.
Además, se espera que, como ya ocurrió en los dos últimos plenos sobre esta materia, se vuelva a abordar el papel de la Cámara respecto a la política fiscal.
En la actualidad, las competencias para el diseño de la política tributaria residen en las Juntas Generales de cada territorio, aunque el pasado mes de abril el Parlamento aprobó --con los votos en contra del PNV y PP-- que la Cámara tiene capacidad para "debatir y acordar" los criterios generales tributarios para toda la Comunidad Autónoma Vasca.
El acuerdo firmado entre el PNV y el PSE alude a esta posibilidad, y desde ambas formaciones se ha recordado en los últimos días que la Cámara podría llegar a intervenir si se produce un desequilibrio significativo entre los modelos tributarios de los tres territorios.
De todas formas, jeltzales y socialistas se han mostrado dispuestos a buscar un entendimiento con EH Bildu, que gobierna en la Diputación de Guipúzcoa, y el PP, que hace lo propio en Álava, para garantizar la aprobación de su propuesta de reforma tributaria en ambos territorios. El visto bueno a dicha reforma está asegurado en Vizcaya, en cuyas Juntas Generales el PNV y el PSE suman mayoría absoluta.
Además, UPyD pretende ir más allá, y al igual que ha realizado en varias ocasiones, volverá a reclamar este jueves que las competencias en materia tributaria pasen de las Juntas Generales a la Cámara autonómica.
En el pleno del Legislativo se prevé que jeltzales y socialistas planteen propuestas de resolución que aludan a los principios generales de la reforma que se han comprometido a impulsar en las instituciones forales de cada territorio. El acuerdo, según se recoge en el propio documento, aspira a configurar una fiscalidad más justa y progresiva, y contempla medidas que incrementan la presión fiscal sobre las rentas altas y sobre determinadas empresas.
GRANDES FORTUNAS
EH Bildu, por su parte, ya ha anunciado que propondrá medidas "concretas" para incrementar la presión fiscal sobre las grandes fortunas y las rentas de capital, por lo que ha emplazado al PNV y al PSE-EE a que abandonen su "ambigüedad" y se sumen a estas propuestas para demostrar que su apuesta por una fiscalidad más justa va más allá de la mera "literatura". A su juicio, jeltzales y socialistas pretenden utilizar el debate para una mera "teatralización".
El PP ha denunciado que el pleno será "un paripé" que sólo servirá para "hacerse una foto del pacto" entre PNV y PSE-EE. Asimismo, ha reiterado la disposición de su formación para acordar la política fiscal y "mejorar" el acuerdo de jeltzales y socialistas, aunque se ha preguntado si "ellos están dispuestos a corregirlo".
ANTECEDENTES
En el debate monográfico sobre fiscalidad celebrado el 28 de mayo de 2012, cuando el PSE estaba al frente del Gobierno vasco, la Cámara rechazó plantear una reforma del modelo fiscal y, a través de sendas propuestas de PNV y PP, expresó su "respeto" hacia las competencias que en materia tributaria tienen las diputaciones y las Juntas Generales.
En aquella ocasión, la suma de votos de jeltzales y socialistas impidió la aprobación de las propuestas de reformas más importantes, buena parte de ellas registradas por los socialistas.
En el debate del pasado 15 de febrero, ya en la legislatura actual, se aprobaron algunas propuestas puntuales de cambios tributarios. Además, tras una polémica votación, una propuesta consensuada por el PSE-EE y EH Bildu que planteaba que la política fiscal "deberá debatirse" en la Cámara no salió adelante.