Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV plantea castigar incluso con el cese a los altos cargos que se nieguen a someterse a control parlamentario

El PNV ha registrado una proposición de ley en el Congreso con la que pretende modificar la ley para introducir entre los principios del alto cargo el sometimiento al control parlamentario y para tipificar el incumplimiento de dicha obligación como infracción muy grave, lo que la vigente ley castiga con la destitución.
Los nacionalistas vascos presentaron el pasado martes una proposición de ley para obligar a los ejecutivos en funciones a rendir cuentas ante el Parlamento y evitar así las reinterpretaciones en las que se ampara el Gobierno para no acudir a la Cámara Baja.
En concreto, se trataba de una pequeña modificación de la Ley de Gobierno para que todos los actos y omisiones del Ejecutivo se someta al control político de las Cortes Generales, incluso si éste está en funciones.
DEBE "DAR LA CARA"
El PNV ha completado ahora esa iniciativa añadiendo una reforma de la Ley del ejercicio del Alto Cargo de la Administración General del Estado, la que promovió el Gobierno del PP el pasado año, para que rendir cuentas ante el Parlamento sea una obligación de los altos cargos y su incumplimiento sea castigado.
En concreto, pretenden que incumplir ese deber de someterse al control político de las Cortes se incluya dentro de las "infracciones muy grave", las cuales están castigadas con la destitución del alto cargo y la pérdida de pensión compensatoria, entre otras medidas.
Los nacionalistas vascos decidieron registraron esta propuesta después de conocer los argumentos esgrimidos por el Gobierno para eludir el control parlamentario. A juicio de Esteban, el de Rajoy, aunque en funciones, es un Ejecutivo que "tiene responsabilidades" sobre las que debe "dar la cara" para saber "lo que está haciendo mal" o lo que directamente "no está haciendo y debería hacer".