Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP-A niega que la reforma electoral municipal busque "beneficiar a ningún partido" sino evitar "pacto de despachos"

El portavoz del PP-A en el Parlamento de Andalucía, Carlos Rojas, ha negado este miércoles que la reforma electoral que prepara el Gobierno de la Nación y que propone la elección directa de alcaldes no busca "beneficiar a ningún partido" sino, entre otras cosas, "favorecer que se tomen decisiones correctas de acuerdo con la voluntad expresada por la ciudadanía en las urnas y que no se hagan pactos de despacho después de las elecciones donde hay minorías que imponen una voluntad que no ha sido reflejo de las urnas".
A preguntas de los periodistas en rueda de prensa sobre este asunto, Rojas ha defendido la "necesidad" de dicha reforma y ha considerado "incorrecto" que se esté intentando "focalizar" este debate "en clave de favorecimientos políticos".
"No se trata de eso, la voluntad de la reforma es favorecer a las ciudades y municipios, a todas, es decir, favorecer la gestión de los gobiernos locales, que se puedan dar mejores servicios públicos y que se tomen decisiones correctas de acuerdo con la voluntad expresada por la ciudadanía en las urnas y que no se hagan pactos de despacho después de las elecciones donde hay minorías que impongan una voluntad que no ha sido reflejo de las urnas", ha explicado.
En su opinión, "las reglas del juego son bastante claras" y lo que se pretende "es favorecer la gobernanza y dar servicios públicos de calidad", por lo que ha invitado al PSOE a abandonar la estrategia de la "descalificación por la descalificación" y aprovechar la tramitación legislativa de la reforma para "hacer propuestas constructivas" al respecto.
Sobre todo, según ha añadido, porque el PP es "el partido del consenso" y su intención no es otra que la de conseguir dicho consenso, bien "al inicio, cuando empiece el trámite legislativo", o bien "durante todo el proceso para que el PSOE se sume". "Es tiempo de hablar y consensuar", ha añadido no sin recalcar que, de aquí a las próximas elecciones municipales, hay aún "muchos meses por delante" para "alcanzar acuerdos".
A su juicio, sería "bueno" que el PSOE se "sumara" a esta propuesta haciendo un trabajo constructivo porque, según ha recordado, también propuso en su día la elección directa de alcaldes.
Cuestionado por los periodistas sobre por qué sólo llama al consenso del PSOE cuando hay otros partidos que también rechazan esta reforma electoral, Rojas ha insistido en que la voluntad del Gobierno es la de que todas las formaciones políticas "tengan voz" durante el trámite parlamentario porque su intención es la de "favorecer a los municipios y ciudadanos", según ha reiterado para volver a negar que busque ningún tipo de "favorecimiento político".