Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP alerta de que Cuba no camina hacia el respeto de las libertades tras últimas detenciones

El PP ha dado la voz de alarma ante las últimas detenciones de opositores democráticos en Cuba, "más de 300 en el mes de enero", que "demuestran de forma evidente" que en la isla no se está produciendo "cambio político alguno hacia el reconocimiento de libertades individuales y colectivas" ni hacia el respeto de los Derechos Humanos.
Así se ha expresado en declaraciones a Europa Press el diputado 'popular' Teófilo de Luis, que tenía previsto contactar telefónicamente esta semana con miembros destacados de la oposición al Gobierno de Cuba, que habían organizado una reunión de forma paralela a la Cumbre de la Comunidad de Estados Americanos y Caribeños que se celebra en la isla.
De Luis incluso les había enviado unas declaraciones suyas grabadas en las que destacaba el compromiso de España, del Grupo Popular en el Congreso y del suyo personal "con quienes trabajan por la democracia en Cuba".
Pero en las últimas horas el régimen ha detenido al impulsor del encuentro de opositores, Manuel Costa Morúa --con quien De Luis ha intentado contactar sin éxito-- pero también a otros conocidos disidentes como Guillermo Fariñas y Daniel Ferrer, secretario de la Unión Patriótica de Cuba.
De Luis ha denunciado el "inmovilismo" del régimen castrista justo en un momento en que intenta "vender" a la UE ciertos cambios económicos y políticos.
Los Veintiocho estudian iniciar negociaciones con Cuba para concluir un acuerdo de cooperación, que no solo incluiría medidas para fomentar el comercio entre ambas partes, sino que también introduciría exigencias en materia de democracia y Derechos Humanos. España apoya la conclusión de ese acuerdo, que está llamado a sustituir a largo plazo a la vigente Posición Común, aunque ésta se mantendría durante todo el proceso de negociación.
Si bien el PP ha defendido recientemente que a través de ese acuerdo con la UE también se pueden "impulsar las reformas políticas" en Cuba, hoy ha querido denunciar que las autoridades cubanas no están dando pruebas de voluntad de cambio en materia de derechos y libertades fundamentales.
"Estos hechos (las detenciones) demuestran de forma evidente que, tal y como se ha valorado en distintos momentos, tras reuniones varias mantenidas con opositores al Gobierno de Cuba en esta Cámara, no se advierte cambio político alguno en la República de Cuba hacia el reconocimiento de libertades individuales y colectivas, el respeto a los Derechos Humanos, que pudieran conducir a la reconciliación del pueblo de Cuba y a la recuperación de su soberanía", sostiene De Luis en un comunicado.
La denuncia del diputado se produce un día después de que la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) alertara acerca de "una verdadera oleada de represión política contra pacíficos disidentes" emprendida por el régimen con motivo de la celebración esta semana de la Cumbre CELAC en La Habana.
Esta organización opositora, aunque tolerada por el régimen, ha podido constatar que "por lo menos 40 (personas) fueron detenidas arbitrariamente por la poderosa Policía secreta", principalmente entre el jueves y el domingo, "con el propósito de amordazar a las agrupaciones opositoras para que no pudieran levantar la voz durante la próxima conferencia cumbre de la CELAC".
Además, según el comunicado de la CCDHRN, otras "18 fueron víctimas de amenazas, advertencias y otras formas de hostigamiento y al menos cinco permanecen sometidas a arrestos domiciliarios extrajudiciales 'hasta que termine la cumbre'".
Entre las detenciones "más inquietantes", según esta organización, figuran las de José Daniel Ferrer y Yusmila Reina Ferrera, directivos de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quienes fueron "secuestrados" en una calle de La Habana el viernes y permanecieron en paradero desconocido durante 48 horas hasta que fueron puestos en libertad en Santiago de Cuba.
En todos los casos, "los representantes del Gobierno alegaron que tales medidas estaban encaminadas a impedir expresiones o reuniones que pudieran 'deslucir' la cumbre de la CELAC".