Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP exige al Gobierno catalán que la prórroga presupuestaria sea "mínima" para sentarse a negociar

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha exigido este lunes al Gobierno catalán de Artur Mas que la prórroga de los presupuestos para 2012 sea "mínima" como condición para que los populares se sienten a negociar las cuentas del próximo ejercicio.
En rueda de prensa, ha advertido de que los presupuestos del próximo año deben entrar en el Parlamento antes del 31 de diciembre si el Gobierno catalán quiere contar con el PP como interlocutor en las negociaciones.
Además, ha advertido de que no se sentará a negociar si el Gobierno catalán no cumple los compromisos que adquirió con el PP para que éste facilitara con su abstención los Presupuestos 2011.
Así, ha lamentado que desde julio el Gobierno catalán no haya avanzado en la "supresión de embajadas y de subvenciones ideológicas" ni en una nueva política farmacéutica ni en la reducción de empresas públicas catalanas --justo hace una semana CiU facilitó 'in extremis' que se debatiese en el Parlamento una proposición de ley del PP en ese sentido--.
Camacho ha reclamado al Ejecutivo que presente con premura el informe sobre las delegaciones exteriores de la Generalitat, para abordar la reformulación de este ámbito que pactaron PP y CiU como condición para sacar adelante las primeras cuentas de Mas.
Ha fijado también algunas características que espera contemplen los próximos presupuestos, y que pasan por que no se produzca ninguna subida de impuestos, y por que el Gobierno catalán frene los recortes en sanidad, educación y políticas sociales.
GOBIERNO "PARALIZADO"
La líder del PP catalán avisa de que los catalanes no se pueden permitir "el lujo de un gobierno paralizado por cuestiones electoralistas", y ha acusado al Gobierno catalán de actuar condicionado por la campaña electoral.
"No es serio un gobierno que actúa poco y no se mueve", ha continuado Camacho, que ha reprochado al actual Gobierno catalán que en el anterior ejercicio ya retrasase la presentación de las cuentas por la proximidad de las elecciones municipales, y que ahora haga lo mismo por las generales.