Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP responde a Moratinos que "en absoluto" renuncia a su compromiso con la democracia en la isla

El exministro avisa de que un acuerdo entre la UE y la isla, apoyado por España, podría hacer que la Posición Común toque a "su fin"
El PP ha respondido al exministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación Miguel Angel Moratinos que el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy a un acuerdo de cooperación entre la UE y Cuba "no significa en absoluto" que los 'populares' "renuncien a su compromiso con la democracia" y el respeto de las "libertades fundamentales" en la isla.
Así se ha pronunciado en declaraciones a Europa Press el diputado 'popular' Teófilo de Luis, que ejerce como portavoz en el Congreso de los temas relacionados con Cuba, país donde nació, en respuesta al artículo que Moratinos ha publicado en su página web, miguelangelmoratinos.es.
En ese escrito, Moratinos aplaude que el Gobierno de Mariano Rajoy haya "comprendido finalmente" que el diálogo entre España, Europa y Cuba es "la mejor vía para construir juntos" el futuro de la relación entre estos actores, y subraya que si la UE aprueba un acuerdo de cooperación con la isla para 2015, la Posición Común que impulsó el Gobierno de Aznar en 1996 "podría tocar a su fin".
De Luis ha pedido al exministro Moratinos que antes de emitir valoraciones al respecto, conozca cuál es la posición del Ejecutivo en este tema. El diputado ha asegurado que la defensa del Gobierno de Rajoy a la conclusión de un acuerdo "político, social y económico" de la UE con la isla "se incardina" dentro de los objetivos que persigue la Posición Común.
A largo plazo este acuerdo estaría llamado a sustituir la llamada 'Posición Común' que, desde 1996, condiciona las relaciones con La Habana a mejoras en Derechos Humanos. Pero esta posición, firmemente rechazada por Cuba, se mantendrá en vigor mientras no se cierre el acuerdo bilateral, que comenzará a negociarse como muy pronto en 2014.
De Luis ha subrayado que el acuerdo, de prosperar, incluiría las denominadas 'cláusulas democráticas', con el fin de que La Habana dé pasos para garantizar el respeto a las libertades fundamentales en la isla si quiere avanzar en su relación política y económica con la UE.
Es por ello que el diputado 'popular' sostiene que el apoyo de España a este acuerdo no supone "abandonar la exigencia" ante las autoridades cubanas para que avancen en materia de Derechos Humanos.
En una reciente respuesta parlamentaria, el Ejecutivo español precisaba que el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación con Cuba tratará de unificar la política de la UE hacia Cuba, dispersa en la actualidad en 17 tratados bilaterales.
Además, "contemplará un diálogo político, en el que se abordarán las cuestiones relativas a todos los derechos humanos, incluido el de sindicación, un diálogo económico y la política de cooperación de la UE con Cuba", explicaba el Gobierno.
CAMBIAR UN CROMO POR OTRO
Podría servir, según ilustra de forma gráfica De Luis, para animar a las autoridades castristas a empezar a "cambiar un cromo por otro".
En esa respuesta parlamentaria, el Gobierno justificaba su apoyo a ese acuerdo al entender que podría contribuir de forma "eficaz" a "promover la transición" en la isla y "acelerar los procesos de reforma económica y política en dicho país".
"El objetivo del acuerdo es compendiar el nivel actual de relaciones bilaterales entre la Unión Europea y Cuba y promover los procesos de reforma en el país a través de un diálogo orientado a la consecución de resultados con especial hincapié en la reforma política, la sociedad civil, la cooperación al desarrollo, la promoción comercial y el enfoque regional en el Caribe", argumenta el Gobierno en su respuesta.
En opinión del Ejecutivo, "dicho acuerdo se enmarca en la propia posición común --que continuará en vigor durante la negociación-- y tendrá como objetivo primordial el posicionar a la Unión Europea para promover en Cuba una transición hacia un régimen democrático con pleno respeto a los derechos humanos".
En la actualidad, la UE ultima un mandato negociador para iniciar los contactos formales con La Habana y el acuerdo sobre este mandato está "muy cerca", según afirman varias fuentes europeas. Sin embargo, quedan pequeños "flecos" para resolver las últimas reservas de los países que, como Alemana o República Checa, tradicionalmente han visto con más dudas la normalización de las relaciones con la isla.
REUNIÓN CLAVE ESTE MARTES
La solución a esas "cautelas políticas" que aún mantienen algunas delegaciones europeas debería llegar el próximo martes en la reunión de expertos que los 28 mantendrán en Bruselas, lo que permitiría elevar a nivel de embajadores un mandato "de mínimos" en las semanas siguientes, explican conocedores de la negociación.
El objetivo es que los ministros de Exteriores lo validen en una de sus reuniones, no antes de febrero pero sí antes de que concluya la legislatura europea esta primavera, y que la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pueda iniciar los contactos formales con el régimen cubano.