Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y PSE reproducen en el Parlamento vasco el enfrentamiento por las negociaciones para la investidura de Sánchez

Los socialistas acusan a los populares de hacer el "ridículo" por presentarles como "nacionalistas peligrosos"
El PSE-EE y el PP han reproducido este jueves en el Parlamento vasco el enfrentamiento que las direcciones de ambos partidos mantienen en Madrid por las negociaciones de Pedro Sánchez para conformar un nuevo Gobierno. Los populares han advertido sobre el supuesto riesgo que esas negociaciones implicarían para "lo que es y debe ser España", y los socialistas les han acusado de hacer el "ridículo" por querer presentarles como "nacionalistas peligrosos".
Los reproches entre ambas formaciones se han producido en el transcurso del pleno que celebra este jueves el Parlamento autonómico, en el que el Partido Popular había presentado una iniciativa en defensa de la "soberanía nacional" y contra "cualquier tipo de referéndum sobre lo que es y debe ser España, en la que una parte de los españoles decida por los demás".
Además de esta propuesta, se ha debatido una enmienda de totalidad del PSE-EE, en la que este partido defendía que una eventual actualización del autogobierno vasco debería estar orientada a la mejora del "progreso" y de la "cohesión". El texto añadía que dicha reforma sólo debería salir adelante "con el más amplio consenso" y "bajo las garantías y cauces legales existentes".
Ninguna de estas propuestas, ni tampoco otra de UPyD que rechazaba "redefinir el sujeto de la soberanía nacional", han salido adelante. El debate ha evidenciado las diferencias que separan a todos los grupos de la Cámara en relación a este asunto, aunque han sido los representantes del PP y el PSE quienes se han dirigido los reproches más intensos.
"CUESTE LO QUE CUESTE"
La secretaria general de los populares vascos, Nerea Llanos, ha censurado la actuación del PSE en relación con el debate sobre un cambio del sistema de autogobierno vasco, aunque su discurso ha estado centrado en las conversaciones del líder del PSOE, Pedro Sánchez, al que ha aludido en numerosas ocasiones.
Llanos ha denunciado que el "único objetivo" de Sánchez es ser investido presidente "cueste lo que cueste". Además, ha avisado de que, detrás de la "sonrisa" del dirigente socialista, se esconde su "ansiedad", de la que ha asegurado que pretenden "aprovecharse" los partidos nacionalistas que pretenden "saltarse" la Constitución Española.
"MIEDO" Y CORRUPCIÓN
El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha avisado a Llanos de que cae en el "ridículo" al tratar de presentar a los socialistas como a unos "nacionalistas peligrosos". Pastor ha atribuido esa actitud al "miedo" de los populares por la situación de ese partido, del que ha destacado que no puede ir "con la cabeza alta" por los numerosos casos de corrupción que le afectan y porque las Fuerzas de Seguridad parecen entrar "cada tres días" en la sede nacional.
El dirigente socialista ha recordado que fue el Rey quien encargó a Sánchez que buscara apoyos para su investidura, después de que Mariano Rajoy "declinó" el encargo que le hizo inicialmente el Monarca para ello.
"Rajoy ha estado tumbado a la bartola, como de costumbre", ha afirmado, a lo que ha añadido que ya "todo el mundo" considera que el presidente del Gobierno en funciones "es un cadáver político, aunque él no lo sabe".
Por su parte, el portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha mostrado su "repugnancia" por el "circo de dos pistas" en el que se han convertido las relaciones de los partidos en el ámbito nacional.
Además, ha denunciado que el PP actúa de forma "imperialista" al no "reconocer" a otras naciones y, en el caso del PSE, ha insistido en sus críticas al "escapismo" de los socialistas cuando supeditan la posibilidad de lograr "avances importantes" en el autogobierno a una reforma constitucional que no es posible sin la participación del Partido Popular.
CONSTITUCIÓN "SACRALIZADA"
Pello Urizar, de EH Bildu, ha acusado a los populares de tener "miedo" a la decisión que puedan adoptar la mayoría de los vascos, y ha criticado que se "sacralice" la Constitución, pero que no hubo problemas en reformarla para atender a las demanda de los sectores "neoliberales" para garantizar el pago de la deuda pública.
El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha acusado a los partidos nacionalistas de ser ellos quienes "niegan el derecho a decidir", dado que pretenden que "una parte de los ciudadanos no pueda decidir sobre cuestiones que les afectan".