Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP tumba las recetas anticorrupción de UPyD por "superficiales y desfasadas" y por buscar sólo el "efectismo mediático"

CiU las considera inconstitucionales mientras que el PSOE llama a trabajar "ya" entre todos y dejarse de "ocurrencias"
El PP ha rechazado este martes la admisión a trámite de una proposición de ley de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) que incluía un amplio paquete de reformas legales para luchar contra la corrupción y para regenerar la democracia por tratarse de una propuesta "superficial y extemporánea" que sólo busca el "efectismo mediático" basándose en la metodología del "facilismo" político.
El portavoz adjunto de la formación magenta en la Cámara Baja, Carlos Martínez Gorriarán, ha subido a tribuna a defender su iniciativa pero apenas ha dedicado unos minutos a hablar de sus 'recetas' contra la corrupción, sino más bien a hacer una reflexión general sobre esta lacra, que es ya uno de los tres principales problemas para los españoles, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). "En España ser corrupto es muy fácil", ha proclamado.
Gorriarán ha cargado contra el Gobierno por no haber presentado en año y medio ninguna iniciativa que conlleve un avance efectivo contra la corrupción --"Los datos cantan", ha dicho--, ha puesto de relieve las lagunas legales que existen en el sistema jurídico español en este sentido y ha denunciado, entre otras cuestiones, la "falta de independencia" de la justicia y la 'dependencia' de la Fiscalía General del Estado del Gobierno de turno.
Frente a esto, ha sugerido reformar el Código Penal para tipificar como delito la financiación ilegal de los partidos, el enriquecimiento ilícito de los cargos públicos y la omisión o falsedad de la contabilidad y patrimonio social de los partidos políticos y de los cargos públicos.
Además, según recoge la proposición, UPyD también persigue poner fin a los indultos "no razonados y discrecionales" del Gobierno, reforzar el régimen de incompatibilidades de cargos públicos o prohibir que las personas acusadas por delitos de corrupción política sean inelegibles o puedan ser cesadas, entre otras medidas.
"ES UN BATIBURRILLO DE INICIATIVAS POCO MEDITADAS"
El PP, por boca del diputado Pedro Gómez de la Serna, ha justificado el rechazo de su grupo a la propuesta de UPyD por "obsoleta, desfasada y extemporánea" dado que desde que se presentó, en diciembre de 2011, tanto el Gobierno como los grupos parlamentarios han trabajado en este ámbito destacando, en concreto, la Ley de Transparencia que el Pleno del Congreso aprobó la semana pasada.
Pero, además, ha censurado la iniciativa de la formación magenta por "desordenada, variopinta y confusa" y porque, a su juicio, sólo persigue "el efectismo mediático" basándose en el "facilismo político". "Es una especie de batiburrillo de iniciativas poco meditadas", ha llegado a decir De la Serna, quien ha pedido a la formación que lidera Rosa Díez a tomarse "más en serio" el problema de la corrupción y a participar en el Plan de Regeneración Democrática en el que trabaja el Gobierno.
Desde el PSOE, el diputado Ramón Jáuregui también ha puesto de manifiesto que la propuesta de UPyD ha sido "superada por la realidad", citando también la Ley de Transparencia, al tiempo que ha censurado por inadecuado que en una propuesta "cajón de sastre" haya planteado reformas de leyes de calado.
A su juicio, la crisis política que atraviesa el país, "una de las peores de nuestra historia", requiere huir de las "ocurrencias" y de competir por ser el grupo ha presentado la mejor propuesta y ponerse a trabajar "ya" y "entre todos", por ejemplo a través de una subcomisión parlamentaria, en aras de que el Congreso apruebe "con urgencia" un conjunto de reformas legales frente a esta lacra.
Desde CiU, el diputado y vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso, Jordi Jané, también ha cuestionado la proposición de UPyD cuyo articulado, según ha dicho, es "inconstitucional" porque atenta "ignora" la distribución de competencias que se articula en la Constitución y los estatutos de autonomía. Además, ha censurado que el texto desdeñe la hoja de ruta de reformas normativas que se incluyó en la resolución que varios grupos parlamentarios acordaron durante el último Debate sobre el estado de la Nación en este ámbito.
De su lado, el diputado del PNV Emilio Olabarría ha criticado el "tacticismo político" que percibe detrás de esta iniciativa, que incluye algunas medidas "inadecuadas" y otras "aberrantes", y le ha subrayado que la Ley de Transparencia aprobada por el Pleno del Congreso la pasada semana ha superado con creces esta proposición. Además, ha censurado que UPyD utilice los estados emocionales "en el sentido más perverso" a la hora de presentar sus propuestas.
APOYO DE IZQUIERDA PLURAL Y COMPROMÍS
Por su parte, el ponente de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Josep Nuet, ha adelantado el voto favorable de su grupo a una ley que considera "necesaria" para acabar con un conjunto de comportamientos que "no se pueden seguir tolerando" y de un debate que los ciudadanos "van a agradecer".
Desde el Grupo Mixto, el diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví, ha avanzado su apoyo a la propuesta de UPyD pese a considerar que "se queda corta" --"toda piedra hace pared", ha dicho-- y ha planteado la necesidad de constituir un grupo de trabajo que elabore una iniciativa conjunta "de mayor calado" en este sentido y en el que, además, se escuche a las plataformas ciudadanas.