Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP admite que para ser competitivos hay que entrar en una senda de "moderación salarial"

Critica la poca "ejemplaridad" de algunos directivos que han seguido cobrando "grandes sueldos" mientras hacían ajustes en sus empresas
El portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha admitido que para que España vuelva a producir y a ser competitiva es necesario entrar en una senda de "moderación salarial". En este sentido, y aunque admite que en España el salario medio "no es extraordinariamente alto", también precisa que el problema fundamental que hay en este país es el paro.
"Es verdad que el país, para ser productivo, para poder competir, ha de entrar en una senda de moderación salarial", ha reconocido Alonso en declaraciones a Europa Press, para añadir que esto es algo que "entiende todo el mundo, lo entienden los sindicatos, los empresarios y los trabajadores".
El dirigente popular respondía así al ser preguntado por el informe que trascendió esta semana del Banco Central Europeo (BCE), en el que la autoridad monetaria pronosticó que en el futuro se producirá "una acusada caída de la remuneración por asalariado" en España, "como consecuencia de nuevos recortes de los salarios del sector público y del impacto de la reforma laboral en la moderación de las reivindicaciones salariales del sector privado".
Según ha apuntado el BCE, institución presidida por Mario Draghi, España habría podido evitar en gran medida la significativa destrucción de puestos de trabajo registrada en su mercado laboral desde que comenzó la crisis de haberse aprobado "hace unos años" una reforma laboral similar a la adoptada finalmente en febrero de 2012.
LA CRISIS ESTÁ PROVOCANDO "UNA PÉRDIDA DE BIENESTAR"
En esta línea, Alonso ha manifestado que es "verdad" que la "situación de recesión y la crisis económica, que ya dura cinco años, está provocando una pérdida de bienestar, una pérdida de poder adquisitivo y de capacidad en los ciudadanos".
Asimismo, el dirigente del PP ha explicado que en una situación similar, "cuando no existía el euro ni una moneda única común", la solución pasaba por "devaluar la moneda". "Entonces había devaluaciones de la peseta y, de un día para otro, los españoles eran un 20 o un 30 por ciento más pobres", ha señalado.
"Eso sí que era una bajada de sueldos y de poder adquisitivo generalizada", ha enfatizado Alonso, para después agregar que "se hacía para poder volver a poner el país en situación de productividad y de competencia".
Para el portavoz de los 'populares' en la Cámara Baja, debido a que "ahora no se puede recurrir a esos mecanismos" de devaluación de la moneda, hay que ser "mucho más exigente consigo mismo" por lo que, a su juicio, "la evolución de lo que se puede ganar o de los salarios va mucho más ligada a la competitividad que tenga cada empresa".
AJUSTES EN LAS PLANTILLAS
Dicho esto, ha puntualizado que con la nueva reforma laboral del Gobierno del PP se pretende que "los ajustes en las plantillas" de las empresas "sean menos por la vía del despido y más por el reparto de esos ajustes en términos de productividad entre el conjunto de la plantilla".
Por otra parte, ha criticado que, en su opinión, "no ha habido mucha ejemplaridad" por parte de algunos directivos, "que han seguido cobrando sueldos muy altos mientras se realizaban ajustes importantes en sus empresas". "Esta es una situación que, naturalmente, genera tensión social y es lógico que genere", ha recalcado.
Finalmente, tras reconocer que el salario medio en nuestro país "no es especialmente alto", Alonso ha advertido de que en realidad "el problema fundamental de España es el paro". "Hay más de cinco millones que no tienen sueldo, no tienen la posibilidad de tener un salario. Este es el problema fundamental que nosotros tenemos", ha concluido.