Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otro diputado del PP critica al consejero madrileño de Sanidad: "Lo suyo es infumable"

El diputado por Lugo y portavoz de Pesca del Grupo Popular en el Congreso, Joaquín García Díez, ha criticado las declaraciones del consejero madrileño de Sanidad, Javier Rodríguez, sobre la auxiliar de enfermería hospitalizada por el virus del ébola y ha tachado de "infumable" su actuación.
Rodríguez ha dicho en distintas intervenciones que Teresa Romero, la auxiliar infectada, ocultó información a los médicos, que no estaría tan enferma cuando se fue a la peluquería y que "para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta un máster" pero que "unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros".
En un mensaje de su cuenta personal en Twitter recogido por Europa Press, García Díez dice que los políticos deben ser "especialmente sensibles con los sentimientos y las emociones", y añade: "Lo del consejero de Madrid es infumable".
El diputado lucense se une así a las palabras de la presidenta de la Comisión de Igualdad y parlamentaria del PP por Ciudad Real, Carmen Quintanilla, que directamente abogó por cesar al consejero madrileño. "Yo creo que debe dimitir", sentenció en una entrevista de televisión.
Otros miembros del PP han sido más comedidos, como el portavoz de Sanidad en el Congreso, Rubén Moreno, quien se limitó a decir que las palabras de Rodríguez habían estado "fuera de lugar". Él propio presidente de Madrid, Ignacio González, ha reconocido este viernes que su consejero no ha estado "nada afortunado", pero no ha procedido a su destitución.
También el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ha asegurado este viernes que si el consejero de Sanidad formara parte de su Ejecutivo autonómico lo habría "mandado callar".