Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP asume que el debate será "un tres contra uno" y avanza que Rajoy hará valer su experiencia y capacidad

Cospedal dice que el PP apelará a los indecisos y apuesta por un gobierno fuerte con "las manos libres"
El PP da por hecho que el debate electoral del próximo lunes se convertirá en un 'tres contra uno' y espera que el líder 'popular', Mariano Rajoy, responda poniendo en valor su experiencia y su capacidad para gobernar.
Así lo ha avanzado la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que asume que la cita será en "un tres contra uno", es decir, el socialista Pedro Sánchez, el 'ciudadano' Albert Rivera y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, todos contra Mariano Rajoy.
El 'popular' lo enfocará tratando de mostrar que él es quién tiene "experiencia, conocimiento, soltura y capacidad para gobernar España", en un momento que no es tan difícil como los anteriores pero en el que sigue siendo necesaria gente con experiencia, "que venga un poquito aprendida" y que no se dedique sólo a "hacer mucha demagogia, mucha televisión y mucho show", en palabras de Cospedal.
Según ha dicho, el presidente del Gobierno en funciones está preparando el debate con el equipo habitual, que es un equipo interno del partido.
Por otro lado, Cospedal ha avanzado que el PP se dirigirá en esta campaña electoral al 32 por ciento de votantes que, según la encuesta del CIS, aún están indecisos, ha avanzado este viernes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal que, además, ha dejado claro que no es partidaria de un gobierno del PP en minoría sino de un gobierno fuerte que tenga "las manos libres".
A su modo de ver, en la campaña, el PP tiene "camino por recorrer" con sus votantes tradicionales que el pasado 20D no fueron a votar o "votaron a otras opciones y han visto el resultado", en alusión a Ciudadanos. Para eso, ha dicho, el PP va a "dejarse la piel".
Para Cospedal, el argumento para apelar a quienes votaron a Ciudadanos es "sencillo", porque su líder, Albert Rivera, dijo antes del 20D que no pactaría con el perdedor y luego fue el único apoyo que tuvo el socialista Pedro Sánchez.
Preguntada si ve posible algún acuerdo que facilite un gobierno del PP en minoría, ha respondido que ella prefiere un Gobierno que tenga fortaleza y apoyos suficientes para poder abordar las necesidades del país con "las manos libres".
"Un gobierno que no pueda hacer lo que tiene que hacer y aplicar las reformas que son necesarias es un gobierno abocado al fracaso y es más fácil desgastarse, que a lo mejor es lo que prefieren algunos", ha dicho.
AVISA RECURRIENDO AL CASO DE LA CUP
De hecho, ha puesto como ejemplo la situación de Cataluña donde, a su juicio, todo el mundo sabía lo que iba a pasar cuando Junts pel Sí decidió gobernar con los votos de la CUP. "Es lo que pasa cuando uno quiere ser presidente a toda costa", ha avisado.
Eso sí, ha admitido no saber si será posible la 'gran coalición', un gobierno del PP con apoyo del PSOE que es lo único que, según los datos de las encuestas, permitiría al PP tener un gobierno fuerte. El PSOE insiste en que no facilitará un gobierno 'popular'.
No obstante, ha advertido a los socialistas de que esta vez "los españoles no van a perdonar" que ningún líder ni ningún partido se mueva y se dedique a hacer "vetos y vetos" por sus intereses particulares en vez de primar los del país, que es en lo que se mide "la valía" de un partido.
En esa línea, ha pedido el voto para un gobierno que ha calificado como "de moderación" frente a uno basado "en la radicalidad, en el extremismo, en el odio de unos españoles contra otros" y en poner en riesgo la unidad y fortaleza de España.
'SORPASSO' Y SORPRESA
Cospedal se ha mostrado cauta respecto al 'sorpasso' del PSOE por parte de Unidos Podemos que predice la encuesta del CIS y ha pedido esperar al resultado electoral, convencida de que va a haber "alguna sorpresa".
También ha insistido en que es "antidemocrático" que Ciudadanos ponga como condición para negociar con el PP el relevo de su líder, Mariano Rajoy, sobre todo si vuelve a ganar las elecciones. Y ha dejado claro que el PP no hará eso con otros partidos, aunque sí ha subrayado que el suyo es un partido con un proyecto que no depende de quién sea su líder, aunque "en otras formaciones el líder lo es todo".
La dirigente 'popular' ha discrepado de la decisión de Rivera de viajar a Venezuela en periodo electoral y ha defendido que el PP lleva muchos años apoyando la democracia en ese país hasta el punto, ha dicho, de que a ellos ahora no se les permite reunirse con la oposición, cosa que sí pudo hacer Rivera.