Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP se queda solo el Congreso en su denuncia de "persecución"

El PP quería que María Teresa Fernández de la Vega explicase las "directrices" que se han dado desde el Gobierno a la Fiscalía General del Estado y a otras instituciones del Estado para la "persecución" de militantes y dirigentes del PP.
La oposición también pretendía que Alfredo Pérez Rubalcaba diese cuenta en la Cámara Baja de "la constante utilización partidista y sectaria de la Policía Judicial contra militantes y dirigentes del PP" y que el Ministerio Fiscal informase "de las actuaciones iniciadas por la Fiscalía contra los miembros del PP y el resultado de esas actuaciones, así como contra miembros del PSOE, especificando el resultado de las mismas".
Pero el PP, que ha eludido hablar de escuchas, aunque no de una conspiración en su contra, se ha quedao solo. La mayoría de grupos parlamentarios no ha apoyado la petición de los populares. Ha habido 19 votos a favor, 29 en contra y cuatro abstenciones en cuanto a la comparecencia de De la Vega y Conde Pumpido y 19 a favor, 28 en contra y cinco abstenciones en la de Rubalcaba. Na Bai se ha abstenido en esta última votación.
CiU y PNV, como ya habían adelantado, se han abstenido aunque no sin reprochar al PP que denuncie sin pruebas.
El argumento de la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, es el hecho de que fuera la ministra de la Presidencia, mientras estaba de viaje oficial en Costa Rica, anunciase el recurso de la Fiscalía contra el archivo de la causa que se seguía en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia contra el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps.
Para tapar la crisis y el caso Gürtel
Sáenz de Santamaría ha vinculado esta supuesta "persecución" política con el "temor" del Gobierno ante el hecho de que "su propia incapacidad de gestionar con eficacia" la crisis "se traduzca en un duro castigo electoral". "Cuando el Gobierno fracasa, el paro crece, la crisis se hace endémica, la gestión hace agua y se le tuercen hasta las buenas intenciones, a nuestro Gobierno le resulta más rentable echar mano del manual de acoso a la oposición", ha incidido.
La portavoz popular ha asegurado que este asunto "no es un pugna más entre PP y PSOE", sino que se trata de un caso de "abuso de poder". 
Para los socialistas todo son "mentiras" e "inventos". Su portavoz, José Antonio Alonso, ha dciho que el PP quiere que se hablen de falsedades para tapar lo que si "es cierto" y "está en los juzgado" por corrupción, en clara alusión al caso Gürtel.