Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP replica a Iglesias y Sánchez: "Ni 161 ni 199, la solución es la 253"

Cree que la "paella radical" a la valenciana de 161 diputados de Podemos y el tripartito de 199 del PSOE son dos "vías muertas"
El PP considera que la coalición a la valenciana o "paella radical" que propone Pablo Iglesias de 161 diputados y la opción de Pedro Sánchez de buscar un tripartito entre PSOE, Podemos y Ciudadanos son "dos vías muertas. A su entender, el camino de futuro es un Gobierno con 253 diputados entre 'populares', socialistas y el partido de Albert Rivera.
"Ni 161 ni 199: la solución es la 253", sostiene el Partido Popular en un argumentario interno enviado a sus cargos, al que ha tenido acceso Europa Press, un día después del "paseo-reunión" que celebraron en el Congreso el líder del PSOE y el secretario general de Podemos.
El PP señala que la "paella radical" entre "el Partido Socialista, el pablismo-leninismo y la izquierda comunista, favorecida por la abstención activa de los independentistas" que propone Iglesias sería una fórmula de "ingobernabilidad".
LA VÍA DEL 161: "UN GOBIERNO TÍTERE EN MANOS DE LOS RADICALES"
Según añade, esa "vía 161 diputados" traería "un Gobierno títere en manos de los radicales", la "ruptura de la unidad de España y de la soberanía nacional, el fin del actual sistema constitucional, empobrecimiento económico, paro masivo, gasto público disparatado y financiado mediante hachazos fiscales a las clases medias, intervencionismo del Estado, aislamiento internacional, alineamiento con los regímenes bolivarianos y teocráticos, alejamiento del corazón de Europa e involución histórica".
El PP destaca que Sánchez en su "afán voluntarista por mantener el protagonismo político", ha defendido la "inaudita vía 199": un gobierno tripartito entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos. Se trata, a su juicio, de una vía que "nace muerta" en la medida en que dos de sus integrantes se han reafirmado en "su mutua autoexclusión".
Es más, los 'populares' consideran que la vía que plantea el secretario general del PSOE llevaría consigo "imposibilidad de acordar políticas coherentes", "incoherencia ideológica en la acción de Gobierno", "imposible convivencia en el seno del Ejecutivo" e "inestabilidad política permanente".
"LUCHAS DE EGOS Y PROTAGONISMOS"
Según el PP, se asistiría a "luchas de egos y protagonismos" y sería un Gobierno caracterizado únicamente por su "identidad negativa y excluyente", puesto que sería "un gobierno anti-PP y contrarreformista" como "admitió" el propio Pedro Sánchez en su comparecencia de prensa.
El PP recuerda que 7,3 millones de españoles dieron su confianza a Mariano Rajoy en las elecciones del 20 de diciembre. "Todos ellos, y muchos más, incluidos votantes del PSOE y de otras fuerzas políticas que creen en una democracia no excluyente ni sectaria, merecen el respeto de Pedro Sánchez, el que él mismo les niega cada día. Está en una deriva radical e incoherente. Y ni siquiera suma", proclama.
En su argumentario, recogido por Europa Press, el PP subraya que frente a esas dos "fórmulas de desgobierno" que plantean Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el camino de futuro es un Gobierno con 253 diputados.
SEGUIR TRABAJANDO POR UN GOBIERNO "VERDADERAMENTE TRANSVERSAL"
Por eso, dice que va a seguir trabajando por "un Gobierno amplio, verdaderamente transversal, sostenido por una mayoría parlamentaria de 253 diputados en el Congreso y la mayoría absoluta en el Senado, unido en los grandes consensos y capaz de forjar reformas duraderas por el futuro de España".
Los 'populares' consideran que su propuesta de coalición de PP, PSOE y C's traería a España consolidación de la recuperación y del liderazgo europeo en la creación de empleo, garantía de la defensa de la unidad de España, mejora de la calidad democrática de las instituciones, aprobación de una nueva agenda reformistas y "ambiciosos" pactos de Estado, así como fortalecimiento del Estado del Bienestar.