Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un alcalde del PSC se desmarca de la tesis del partido y cuestiona la inmersión lingüística

Pide "debatir de todo" y defiende una educación mitad en catalán mitad en castellano
El alcalde socialista de Cànoves i Samalús (Barcelona), Josep Lluís López, se ha desmarcado de la tesis oficial de su partido y ha cuestionado abiertamente el modelo educativo de inmersión lingüística en catalán.
Lo ha dicho en una entrevista de Europa Press, días después de que en el pleno de este municipio del Vallès Oriental, el PSC votase junto al PP en contra de una moción a favor de la inmersión lingüística, que salió adelante con los votos de CiU, ERC, EPM y un partido independiente, según adelantó 'El 9 Nou'.
López ha indicado que "aquí no todo vale" y ha considerado que hay que cumplir la interlocutoria del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que pedía cambios en el modelo de inmersión lingüística.
"Las sentencias deben cumplirse nos gusten o no", ha indicado López, que ha admitido que desde la federación del PSC de su comarca, el Vallès Oriental, le llamaron para reprocharle el sentido de su voto.
"Aquí no estamos acostumbrados a que nadie se salga del guión", ha dicho López, quien ha defendido la libertad de pensamiento dentro de su partido, y ha añadido que lo que hace es decir en público lo que mucha gente piensa en privado.
"Lo más equitativo, desde la óptica de una fuerza de izquierdas, es que haya un modelo de 50% de clases en catalán y 50% de clases en castellano en la escuela", ha asegurado López, quien ha indicado que en ningún caso defiende que se escolaricen en líneas distintas al alumnado catalán en función del idioma, ya que ello sería segregar.
"La inmersión se utiliza como una arma arrojadiza", ha dicho López, precisando que tras la votación en el pleno, ha sido felicitado por muchos ciudadanos por su posicionamiento.
"La lengua se usa como arma arrojadiza y no hay catalanes buenos y malos. Se trata de cumplir una sentencia", lo que debe hacerse en un estado de derecho, ha añadido.
Ha indicado que estas tesis las hace a partir de sus convicciones personales, a las que no puede "traicionar", y ha indicado que estas reflexiones no le convierten en "anticatalán" en ningún caso.
"Estoy en contra de la universidad ideológica y debatir no es malo. Hemos de abrir una reflexión" ya que no puede ser que la presencia del catalán en las aulas sea un tabú, ha declarado.
"Sin ningún tipo de acritud, hay que poder hablar de todo, y cuando sobre un tema no se puede discutir, es que hay un problema", ha apostillado.
López también ha asegurado que es paradójico que "aquí no pase nada" ante el hecho de que muchos municipios catalanes hayan aprobado en sus plenos que se sienten moralmente excluidos de la Constitución española tras la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut.
El alcalde ha indicado que la Constitución distingue entre el castellano, que es lengua oficial, y el resto de lenguas que son cooficiales, por lo que "hay una discriminación" a favor de la primera lengua, por lo que si se quiere una unidad plena entre los distintos idiomas, la Ley Fundamental debería reformarse.