Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSC pide diálogo entre gobiernos tras el previsible 'no' del Congreso al traspaso

Balmón considera que el TC señala el camino para conciliar "legitimidad y legalidad"
El secretario de Acción Política del PSC, Antonio Balmón, ha dicho este lunes que, tras el previsible 'no' del Congreso a traspasar a la Generalitat la competencia para celebrar una consulta, los gobiernos central y catalán deberían emprender el camino del diálogo y el acuerdo.
"Lo que pasará mañana en Madrid está escrito desde hace mucho tiempo. Esperemos que los gobiernos dejen de darse la espalda y no se mantengan en el pulso que nos lleva al fracaso colectivo", ha sentenciado en un comunicado.
Para Balmón, el miércoles, tras el debate en el Congreso, será el momento de que los gobiernos sigan la senda que marca la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre la Declaración de Soberanía y que invita a "conciliar la legitimidad y la legalidad".
"Hay legitimidad para todas las partes, pero también hay una legalidad y, sin acuerdo, no hay ninguna posibilidad de consulta. Lo hemos dicho por activa y por pasiva", ha sentenciado el número dos del partido socialista catalán, que también es alcalde de Cornellà de Llobregat (Barcelona).
Para los socialistas catalanes la sentencia del Alto Tribunal abre la puerta a convocar a los catalanes a las urnas, pero siempre desde el diálogo y el acuerdo y no desde posiciones unilaterales, y también respetando el marco legal vigente.
El PSC es contrario al traspaso de la competencia porque considera que es precisamente una de estas decisiones unilaterales que cree que no van a ninguna parte, y Balmón ha recordado que desde que se abrió del debate de llevar la consulta al Congreso los socialistas advirtieron que era "un callejón sin salida".