Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSC decide este martes si lleva la reforma del reglamento del Parlamento catalán al TC

Ve "un acto de normalidad" en que el Gobierno catalán compre papeletas si son para unas elecciones
El secretario de organización del PSC, Salvador Illa, ha explicado este lunes que el grupo parlamentario socialista decidirá el martes si lleva la reforma del reglamento del Parlament al Tribunal Constitucional.
Lo ha dicho en una rueda de prensa tras la permanente de la ejecutiva del partido y después de que el grupo socialista se haya manifestado reiteradamente en contra de esa reforma que el Govern lleva a cabo para tramitar por lectura única --vía de máxima urgencia-- las leyes de 'desconexión'.
Sobre la reforma pesa un dictamen del Consell de Garanties Estatutàries que advierte de que usar la lectura única para aprobar las leyes de 'desconexión' en un sólo día vulnera el Estatut y la Constitución.
Además, la oposición ha criticado la reforma por que considera que cercena los derechos de los diputados al no permitir al resto de grupos introducir enmiendas a la ley ni poder llevarla al órgano consultivo del Parlament.
Illa ha recordado que, siempre que se ha adoptado una medida que vulnera la Constitución, el PSC ha actuado en consecuencia: "Mañana probablemente tomarán la decisión".
Lo que sí ha descartado es que vayan a tomar esa medida en un acuerdo con otro grupo parlamentario --como el PP, cuyo líder en Catalunya ya ha anunciado que la llevarán al TC cuando se apruebe-- porque rehuyen hacer frentes: "La decisión la tomaremos autónomamente, porque no somos partidarios de los 'frentismos".
Preguntado por que el Govern haya anunciado el proceso administrativo para comprar material electoral para unas futuras elecciones catalanas, ha dicho que "es un acto de normalidad" si realmente se usan para procesos electorales ordinarios.
Como el Ejecutivo encabezado por Carles Puigdemont ha anunciado su voluntad de celebrar un referéndum unilateral el 1 de octubre, ha advertido de que si se trata de una "argucia" del Govern no la verían con buenos ojos.