Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz no valora la entrada del PSOE en Ayuntamientos de Barcelona o Madrid: "Mi responsabilidad acaba en Despeñaperros"

Defiende que el PSOE debe buscar el cambio "desde la moderación, nunca desde la radicalización y la polarización"
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no ha querido pronunciarse sobre la entrada del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona ni sobre la posibilidad de que se haga lo mismo en Madrid: "Mi responsabilidad acaba en Despeñaperros", ha dicho.
De este modo ha respondido la líder de los socialistas andaluces cuando, durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, le han preguntado por estos pactos municipales, de los que ha dicho no tener información.
Así, y aunque ha defendido que no le competen estas decisiones, sí ha apuntado que, en aquello que ocurre más allá del paso natural a Andalucía, da su opinión para "intentar colaborar y ayudar" para que España le vaya bien.
"NO TODOS LOS 'PODEMOS' SON IGUALES"
Y su impresión es que "Podemos tiene muchas almas". "No todos los 'Podemos' son iguales, no todos defienden lo mismo y no con todos se puede dialogar y hablar de la misma manera", ha defendido, para después explicar que es esto lo que ella ha "preguntado muchas veces en el seno" del PSOE: "¿Con qué Podemos estamos hablando esta vez?".
De la misma manera, ha cuestionado qué Podemos es el que se presenta a las próximas elecciones, si "el que apoya a gobiernos progresistas como en Castilla-La Mancha y Aragón o el que reivindica la violencia", apoyando a Andrés Bódalo en Jaén después de "pegar" a un concejal socialista y hablando del dirigente abertzale Arnaldo Otegi como un "hombre de paz".
"Son muchos Podemos distintos y el PSOE tiene que ver con quién se puede entender y con quién no", ha remachado la presidenta andaluza, en presencia de una amplia representación de su Gobierno y de varios miembros de la Ejecutiva federal, encabezada por su 'número dos', César Luena.
Dicho esto, ha insistido en que no tiene "información" de las "circunstancias" que han llevado al PSC a entrar en el Gobierno de Barcelona, ni acerca de si el PSOE de Madrid quiere hacer lo propio en la capital. "Aquí tienen a la secretaria general de Madrid, y al término podrán preguntarle a ella", ha apuntado.
Al margen de esto, la presidenta andaluza ha cargado contra la oferta de Podemos al PSOE para concurrir juntos al Senado, aunque no ha mencionado al presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, enfrentado con Ferraz por este asunto.
Díaz ha criticado esta propuesta porque, ha dicho, el partido de Pablo Iglesias la justificaba en su voluntad de evitar un posible bloqueo del PP en la Cámara Alta a una reforma de la Constitución, cuando, a su juicio, en esa reforma tiene que estar "la inmensa mayoría de la sociedad española".
"¿Es que alguien se está planteando de alguna manera que en este país se lleve a cabo una reforma de la Constitución frente a la mitad de la sociedad?", se ha preguntado.
Díaz ha defendido que el PSOE debe apostar por el cambio "desde la moderación, nunca desde la radicalización y la polarización", porque sólo así, ha dicho, puede acceder y representar a la mayoría de los españoles, como ha hecho cuando ha gobernado. Y tiene que ser así, ha dicho, aunque se diga que en esta campaña "se va a polarizar" el debate y esto "le va a venir muy mal al PSOE".
"Los grandes éxitos del PSOE han venido de la mano de amplias mayorías sociales, de hombres y mujeres que en muchos casos no eran socialistas pero le dieron su confianza, su apoyo, su voto al PSOE porque estaban convencidos de que con el PSOE se abría un horizonte de progreso colectivo", ha dicho.
Además, ha subrayado que para resolver los problemas de los españoles va a hacer falta diálogo y entendimiento entre los partidos y ha apuntado que con la actitud que tienen ahora los partidos habría sido "prácticamente imposible" llevar adelante la Transición.